¡Todos Somos Diferentes!

Todos somos diferentes

Todos somos diferentes y vivimos en un mundo en continua transformación, desde la naturaleza hasta las más avanzadas y recientes tecnologías dan muestra de un entramado de diferencias coordinadas que hacen que todo marche en perfecta armonía. Los pájaros, las computadoras, los seres humanos somos necesarios para el funcionamiento del planeta, aún con nuestras obvias divergencias.

Todos tenemos un papel vital que cumplir en la vida que se nos dio con generosidad y que no puede ocupar nadie más.

«Y daban a beber en vasos de oro, y vasos diferentes unos de otros, y mucho vino real, de acuerdo con la generosidad del rey» (Ester 1:7).

Nuestra diversidad es producto de la bondad superior divina, siendo esencialmente por ello que hay que aceptarla, atesorarla y defenderla.

En ocasiones por presiones externas y mensajes confusos nos convencemos de que ser diferente es malo, cuando la realidad es que Dios nos hizo perfectos, pensados para ser distintos y no parecernos a nadie porque la gloria para la que fuimos hechos es distinta para cada cual. «Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria» (1 Corintios 15:41).

No permitas que nadie cambie tu esencia y a su vez aprende a convivir con la de lo demás. Todos somos necesarios y debemos ayudarnos a través del ejercicio de nuestros talentos y dones los unos a los otros «De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe» (Romanos 12:6).

Cómo abrazar nuestras diferencias, pues todos somos diferentes

El mundo es diferente ahora, y eso no es malo. En realidad, es una oportunidad increíble para que todos nos unamos y abracemos nuestras diferencias como uno solo. Como dijo una vez Martin Luther King Jr., «Al final, todos seremos juzgados no por el color de nuestra piel, sino por el contenido de nuestro carácter».

Vivimos en una época en la que el acceso a la información nunca ha sido tan rápido ni tan fácil, y con ello llega una mayor comprensión de las culturas de todo el mundo. Por desgracia, esto también da lugar a personas que albergan opiniones negativas o ignorantes sobre otros que son diferentes a ellos.

Es posible que este tipo de personas nunca hayan conocido a otra persona de otro país porque tenían miedo de aventurarse fuera de su zona de confort. Sin embargo, una vez que se dan cuenta de lo que se pierden, su miedo se convierte en ira y resentimiento hacia las personas que no son como ellos.

En este artículo se explicará por qué es importante, hoy más que nunca, aceptar las diferencias como una sola persona. Así como consejos sobre cómo fomentar este comportamiento en los demás para que todos podamos seguir creciendo juntos como una sola raza humana.

Tolera a tu hermano

Debemos dejar de perder el tiempo en rasgos negativos de las personas que nos rodean y empezar a centrarnos en las muchas cosas positivas que cada persona tiene que ofrecer. Si quieres saber más sobre por qué esto es tan importante, ¡sigue leyendo!

Comprender las causas fundamentales de estos comportamientos

La clave para detener los comportamientos negativos es tener una comprensión de lo que los está impulsando. Si podemos averiguar qué es lo que hace que las personas se comporten negativamente entre sí, podemos empezar a idear formas de reducir o eliminar estos comportamientos.

Cuando se trata del racismo, el sexismo y otras formas de discriminación, es relevante entender que estas acciones negativas no siempre se basan en lo que ocurre en el presente. También pueden tener su origen en sentimientos y experiencias del pasado, incluso si esas cosas ocurrieron hace décadas.

Por ejemplo, cuando un niño crece en un hogar donde está expuesto a actitudes negativas hacia ciertas personas, es probable que desarrolle sentimientos similares. Si no se les enseña a cuestionar y desafiar esos sentimientos, lo más probable es que se conviertan en adultos que sigan albergando esas opiniones negativas.

Aprender de los demás, ya que somos diferentes

Si alguna vez te encuentras en una posición en la que te sientes negativo hacia alguien que es diferente a ti, intenta salir de tu zona de confort y participar en interacciones positivas con ellos. Esto puede ser tan sencillo como preguntarles de dónde son, o puede ser algo más avanzado como invitarles a ir al lugar donde te reúnes para orar.

La clave está en no centrarse en las diferencias que pueda haber entre ustedes. En su lugar, céntrate en lo que tienen en común y en lo que puedes compartirle a esa persona de Cristo…

Conclusión

El mundo está cambiando y se está convirtiendo en un lugar más abierto y conectado cada día. Con este aumento de las oportunidades de conexión viene una mayor necesidad de entender y aceptar nuestras diferencias como uno solo. Esto no solo nos permitirá conectar con los demás a un nivel más profundo, sino que también nos ayudará a desafiar y romper los estereotipos negativos y perjudiciales que nos han frenado durante tanto tiempo.

El mundo nunca ha estado en mejor posición para unirse y abrazar verdaderamente nuestras diferencias como uno solo. Te invitamos a que te unas a nuestra comunidad en Facebook. En ella encontrarás mensajes en videos sobre Jesús que serán de mucha edificación para tu vida. Nuestra comunidad tiene más de veinte millones de personas unidas por un solo objetivo: SEGUIR a Cristo.