No te desesperes, la justicia viene de Dios

Dios nos hará justicia, la vengaza le pertenece a ElSi alguna vez has estado tan enojado en contra de alguien que has sentido la tentación de “vengarte” de alguna manera, créeme que eso mismo de pensar en venganza le ha pasado por la cabeza a muchas personas, sin importar que tan buenos o que tan santos sean.

Pero la verdad es que, no debemos ceder a la tentación de actuar contra nadie ya que, si alguien te aflige o hace daño, tarde o temprano Dios te ayudará y Él se encargará de la persona que te ha estado afligiendo.

Tampoco se trata de que Dios le vaya a hacer algún daño a esa persona, tal vez Dios toque su corazón y eso le lleve a un arrepentimiento y se acerque a Dios. No sabemos lo que Dios hará, pero de que hará algo, de seguro así será.

Puede que esto suceda en tu tiempo de vida, o puede que suceda en el futuro, pero todos aquellos que afligen a los hijos de Dios y no se arrepienten de lo que han hecho, tarde o temprano tendrán que verse cara a cara con Dios.

“Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo” Tesalonicenses 1:6-8

La justicia verdadera le corresponde a Dios.

Esto acontecerá también cuando Jesús, revelado desde el cielo en llamas de fuego con sus grandiosos y poderosos ángeles, reprenderá a los que desconocen a Dios y no obedecen el evangelio de nuestro amado Señor Jesús. Dios es un Dios recto, equitativo, ecuánime, de justicia y verdad, es su carácter revelar a través de su luz lo que es genuino y exponer lo que no lo es.

“Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios” 1 Corintios 4:5

Para los que somos fieles creyentes de Jesús, esperar en Dios por justicia es vital y es parte esencial de nuestra fe. A su manera y a su tiempo, nuestro buen Dios arrojará verdad, sinceridad y cabalidad en nuestro mundo.

El nombre del Señor no puede ser objeto de burla, en ese tiempo perfecto, llegará la justicia en nuestras vidas, en la tierra y más allá.

Dice Dios en su palabra: Mía es la venganza y la retribución; a su tiempo los pies enemigos resbalarán, porque el día de su aflicción está cercano, y lo que está preparado para ellos pronto les vendrá. Deuteronomio 32:35

Encomienda tus asuntos delante de Dios y nunca trates de tomar venganza por ti mismo.

Eso dice su palabra, eso tú harás.