Olvida El Daño Que Te Hicieron

interior4

Durante tu vida te han lastimado muchas veces.
Algunas personas te hicieron sentir que nada mereces,
te trataron como a alguien que poca importancia tiene
y te llegaron a hacer creer que el amor de nadie mereces.

 

Sentiste una gran amargura en toda tu alma.
Trataste de controlarte y hallar la calma,
mas no lo conseguiste y sentiste una gran desdicha
y todo aquello hizo en ti una gran herida.

 

Muchas personas te lastimaron con sus palabras y sus actitudes.
Algunas hasta te compararon con ciertas multitudes,
te dijeron que esas personas son mucho más útiles
y te hicieron sentir que para ellos no vales.

 

Muchas veces trataste de salir huyendo,
de ya no sentir más tanto agobiante desprecio.
De buscar la felicidad a cualquier precio,
mas no lo conseguiste y te fuiste rindiendo.

 

Esas cosas que te hicieron causaron en ti mucho sufrimiento.
De modo que sentiste que no merecías ser feliz pasado un poco de tiempo,
pues trabajaron en tu mente con una mentira que terminaste creyendo
y a causa de esto fue que nació en ti un gran resentimiento.

 

Las personas que te hicieron daño causaron en tu corazón muchas heridas.
Hiciste tú lo posible para tratar de curar cada una de esas profundas lesiones,
mas no pudiste y cargaste con todo esto como un gran peso sobre tus espaldas
y luego se te hizo difícil ser feliz por estar llevando todas estas cargas.

 

Luchaste por seguir adelante y les deseaste que sufran, así como sufriste.
Muchas cosas malas en contra de todos ellos una y otra vez dijiste.
Sus llanos, su dolor, su sufrimiento es algo que muchas veces quisiste,
pero que esto se haga realidad en la vida de ellos, nunca viste.

 

En su momento Dios te hizo reflexionar y te diste cuenta de que lo mejor es perdonar.
Trataste de quitarte el rencor y dijiste que desde aquel día tratarías de olvidar,
disponiendo tu corazón para que desde aquel día los malos recuerdos pueda borrar;
De manera que haciendo esto, toda aquella tristeza por fin pueda  terminar.

 

Pero las cosas no terminaron de la manera como tú esperabas,
pues aún quedó un fuerte dolor en lo más profundo de tu alma.
Siendo esta la que no te permitía ser tan feliz como tu anhelabas
y la misma que te continuó robando la paz que te hacía tanta falta.

 

Hoy te digo, es muy necesario que  perdones con todo tu corazón;
que te desprendas por un momento del orgullo y le des paso al perdón,
pues, si no perdonas por completo, no podrás sentir la paz del Señor.
Hasta que eso no suceda seguirás sintiendo un profundo dolor.

 

La evidencia de que ya perdonaste por completo es la desaparición de aquella aflicción.
Lo importante es que tú te sientas bien y que se aleje de ti por completo el rencor,
pues tú te sentirás feliz aun, si otra persona no quiera aceptar tu perdón,
pues el sentirte bien o no perdonar es cosa de cada uno, se trata de una elección.

By: Cristian Flores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *