¡Esfuérzate! Si no lo haces, no lograrás nada en la vida

Esfuérzate y sé valiente.

«Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas».

JOSUÉ 1:9

Muchas veces hemos caído en el gran error de llegar a pensar que la fe es lo único necesario para lograrlo todo y hemos cometido el error de pensar en que basta tan solo con “creer” para que todo lo que anhelamos suceda. Sin embargo, las cosas no son así, pues Dios no hará todas las cosas por ti dejando todo listo para ti, pues la fe sin acciones no tiene efecto, más bien una verdadera fe es aquella que impulsa a una persona a hacer diversas cosas con el fin de alcanzar aquello en lo que cree.

 

“Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”.
Santiago 2:26

 

La Biblia nos menciona cómo personas comunes y corrientes, pero llenas de fe, a lo largo de la historia consiguieron grandes cosas. La Biblia nos menciona cómo se glorificó Dios a través de la vida de muchas personas que tenían fe, pero esto no pasó tan sólo porque tuvieron “fe”, sino porque se esforzaron y lucharon por alcanzar las promesas que Dios les hizo, ya que otro de los principales requisitos para alcanzar algo grande es esforzarse en todo.

¡Esfuérzate, tú tienes esperanzas! Según la Biblia, Josué hizo que el pueblo de Israel entrara y tomara la tierra prometida, la cual era Canaán. Pero para hacer esto se tuvo que esforzar y tomar la decisión de ir a luchar por sus sueños, pues a pesar de que tenía mucha fe como lo menciona la Biblia, también tenía que poner de su parte y Dios mismo se lo ordena.

La Biblia menciona que Dios le promete a Josué que sí, sí entraría en la tierra prometida por no haberse revelado contra Dios como lo hicieron los demás.

 

“Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun”.
Números 14:30

 

Pero luego, después de la muerte de Moisés, Dios le dice a Josué que para entrar en la tierra de Canaán tenía que esforzarse mucho, y le repite el mensaje varias veces, de modo que se convenza de que sí tenía que esforzarse.

 

“Esfuérzate y sé valiente, porque tú serás quien reparta a este pueblo, como herencia, la tierra que juré a sus padres que les daría”.
Josué 1:6

 

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”.
Josué 1:9

 

Dios no le hizo ingresar a la tierra prometida sin esfuerzo, y, así mismo, hoy en día Dios no nos permitirá alcanzar las cosas que nos ha prometido si nosotros no nos esforzamos por lograrlo.

¡Esfuérzate y sé valiente, no temas! La Biblia menciona muchos más ejemplos que podría citar, pero en esta ocasión tan sólo mencionare algunos y estos son los héroes de la fe que son mencionados en el Libro de Hebreos, capitulo 11, La fe.

Todos sabemos que fue por fe que Noé y su familia se salvaron del diluvio que vino sobre toda la tierra, pero algo que no hemos analizado bien es que si su fe no los llevaba a obrar, esforzándose por construir el barco en donde estuvieron los 40 días y 40 noches del diluvio, tal vez ni ellos se hubieran salvado.

 

“Por la fe, con mucho temor Noé construyó el arca para salvar a su familia, cuando Dios le advirtió acerca de cosas que aún no se veían. Fue su fe la que condenó al mundo, y por ella fue hecho heredero de la justicia que viene por medio de la fe”.
Hebreos 11:7

 

¡Esfuérzate! También sabemos que Abraham fue el Padre de la Fe porque creyó en Dios cuando él le dijo que le daría un hijo, a pesar de que ya era demasiado viejo y su mujer era estéril.

Por la fe Abraham, siendo llamado, OBDECIÓ para SALIR al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.
9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa;
10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.
11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.
12 Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar”.

 

Hebreos 11:8

Y así como estos ejemplos, al escudriñar la palabra de Dios, podemos darnos cuenta de que todas las personas que hicieron grandes cosas lo lograron por que tuvieron “fe” en Dios y porque también se esforzaron para lograrlo.

Por estas razones te animo a luchar por tus sueños, siempre confiando en que Dios te ayudará, si es su voluntad y te estás alineado con su plan perfecto, pero siempre poniendo de tu parte, considerando que con la ayuda de Dios no hay nada imposible.

Dios te bendiga.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *