Tengo La Convicción De Que Con Dios Todo Obra Para Bien

feliz

 

Me encuentro en medio de una de las etapas más difíciles de mi vida.

Hay cosas que aquí no entiendo y otras que ya me son conocidas.

Sin embargo, pareciera que en medio de este problema no hay salida

y no tengo una idea clara de hacia dónde debo de ir en este día.

 

Se han hecho reales algunas de mis pesadillas.

Puedo ver cómo sucedieron algunas cosas que no quería.

Fueron truncados algunos sueños que yo tenía

y no he sabido cómo hallarle a todo esto una salida.

 

Algunos de los que consideré mis amigos me han abandonado.

Al ver la cantidad de problemas que tengo no quisieron extenderme la mano.

Parece que de todas las veces que les apoyé se olvidaron

y solo con mis grandes problemas a mí me dejaron.

 

Es cierto, no debería de confiar tanto en las personas.

Son solo humanos y las decisiones acertadas no siempre toman;

algunos no saben cómo demostrar agradecimiento a los que les apoyan

y otros no consideran que sea necesario hacer tales cosas.

 

A pesar de lo decepcionante que puede ser muchas veces el mundo

mi consuelo está en que tengo conmigo al Creador de todo el mundo;

quien está pendiente de mi vida en cada instante, a cada segundo,

y no me ha fallado desde el día que su gloria cambio mi rumbo.

 

Yo sé que mi Dios puede cambiar todas las situaciones difíciles que pueda afrontar.

Estoy plenamente convencido en que él nunca me va a fallar,

pues a sus ángeles mandará para que me puedan apoyar

de manera que no sea posible que yo vaya a fracasar.

 

Sin importar lo grande que sea el problema contra el cual me enfrente,

mi Dios siempre será más grande y siempre le hará frente;

pues en todo el universo solamente Él es omnipotente

y no habrá nunca nadie que pueda ser tan fuerte.

 

Sin importar cuán grande sea mi lucha,

yo sé que mi Dios siempre triunfa.

Sé que esa victoria estará conmigo,

pues cuando luche, él luchará conmigo.

Él es mi gran y fiel amigo que no falla y

me cuida como a un niño.

 

Yo aprendí a confiar en Dios a través del tiempo.

Él me ha mostrado que siempre obra en su momento,

pues sólo busca y pretende nuestro contentamiento;

siendo este uno de sus grandes y maravillosos anhelos.

 

He caminado ya por muchas situaciones difíciles en el pasado,

pero en cada una de ellas con la victoria he quedado.

En ninguna de estas Dios me dejó abandonado

y me permitió pasar la prueba con la victoria en las manos.

 

Mi convicción está en que siempre será de la misma manera, pero

las cosas malas que suceden son tan solo pasajeras.

No hay situación que dure por siempre en ninguna manera,

así como todo lo que empieza, termina de forma pasajera.

 

No hay triunfo que se gane sin sacrificio.

Las batallas continuas son tan solo un ejercicio,

pues entre más se lucha, se consigue un mayor dominio

para enfrentar las batallas que definirán nuestro propio destino.

By: Cristian Flores


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *