TIENE UN PROPÓSITO PARA MI EN LA IGLESIA Y UN PROPÓSITO PARA LA IGLESIA CONMIGO.

en igle
DIOS TIENE UN PROPÓSITO PARA MI EN LA IGLESIA Y UN PROPÓSITO PARA LA IGLESIA CONMIGO.

Muy buen día hermanos, continuando con el tema de esta semana (Dios tiene un propósito con nuestras vidas). Quiero compartirles hoy acerca de la necesidad que nos tenemos como iglesia dentro del Propósito de Dios.

“Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.
Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.
 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.
Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo?
Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo?
Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato?
Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso.
 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo.
Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros.  Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a éstos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro. Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.
Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.
Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.
 ¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Todos maestros? ¿Hacen todos milagros?
¿Tienen todos dones de sanidad? ¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?” (1 Corintios 12:11-30)

Este pasaje es muy claro y concreto al expresarnos lo siguiente:

1) CADA UNO DE NOSOTROS TIENE UN PROPÓSITO ESPECIFICO.
Este pasaje nos detalla de manera muy específica que todos somos parte del cuerpo de Cristo y como un cuerpo no está formado por un solo miembro sino por varios miembros diferentes, igualmente es el cuerpo de Cristo está formado por varios miembros diferentes y cada uno con una función específica y diferente.
Pero sucede que muchas veces todos queremos ser iguales, pues comúnmente se da que todos quieran o bien predicar en la iglesia o sino cantar en el ministerio de alabanza; no obstante no es malo querer hacer una de estas cosas, pero la pregunta sería ¿realmente tu propósito es ese?, o ¿Quieres hacerlo solo para que te vean los demás?
Algo que tienes que saber es que la razón de tu servicio a Dios no debe de ser por ser visto y tener popularidad, sino para ser de edificación para las demás personas que congregan en tu iglesia y solo seras de bendición para ellos cuando hagas lo que Dios ha preparado para ti y esto ira de acorde a los dones y talentos que Dios te ha dado.
Sabes, no es necesario ser visto por alguien para ser de bendición; ya que podrías ser de bendición para otros sin que sepan que tu estas siendo de bendición para ellos. (Pero Dios si sabe todo lo que hacemos).
Pues las partes más elementales del cuerpo son aquellas que no podemos ver a simple vista; por ejemplo el corazón, no se ve a simple vista, pero sin el corazón no puede vivir el ser humano; igualmente el cerebro, no es visible pero si una persona pierde su cerebro simplemente muere.
Así mismo en la iglesia no se ven a los intercesores, aquellos que oran constantemente por la iglesia pero si no estuvieran la iglesia se convertiría en una iglesia carnal y propensa a los ataques del enemigo.
¡Que no te importe si te ven o no te ven; tan solo busca hacer la voluntad de Dios en tu vida!

2) NOS NECESITAMOS UNOS A OTROS.
Si bien somos todos miembros de un mismo cuerpo, no podemos prescindir de alguno de los que conformamos dicho cuerpo pues nos convertiríamos en un cuerpo defectuoso e incompleto.
Imagínate una persona sin una mano, ¿crees que podría coger algo con la misma facilidad que una persona con ambas manos?; imagínate una persona sin un pie ¿Caminaría igual de bien que una persona con dos pies?
En ambos casos la respuesta es “no”; aunque el sin una mano de algún u otro modo podría coger lo que necesite y la persona sin un pie podría caminar también; pero no lo harían igual de bien que una persona que las tiene ambas.
Un ejemplo más interesante. ¿Crees que una persona sin su dedo pulgar podría agarrar con facilidad lo que desea?. La respuesta es “no” pues la función del dedo pulgar es ayudar a la mano para que sujete algún objeto, pues aun siendo un miembro pequeño tiene un uso muy importante.
Asimismo es en la iglesia, todos nos necesitamos sin importar lo grandioso o pequeño que parezca nuestro aporte a la obra del Señor.
Por tanto nunca digas que no te parece “excepcional” el don o talento de tu hermano, pues realmente es muy importante para la obra de Dios al igual que tú lo eres, pues cada uno tiene su función específica lo cual convierte a cada uno en alguien necesario para la iglesia.
Nunca digas que el aporte de tu hermano es insignificante para la obra del Señor pues tal vez aunque no te has dado cuenta ese hermano a quien estas menospreciando está siendo de bendición para ti y posiblemente Dios este usando grandemente tu vida porque aquel hermano esta que ora en secreto por ti. Pero tampoco menosprecies tu propio servicio a Dios, pues tal vez aunque no te has dado cuenta estas influenciando positivamente a muchas personas.
Recuerda siempre: “Tu necesitas a tus hermanos y tus hermanos te necesitan”.

Espero que este post haya sido de bendición para tu vida y te haya hecho entender que tú eres valioso dentro del propósito de Dios y que los demás son valiosos para ti, dentro del propósito que Dios tiene contigo; no dejes de seguirnos, pues mañana continuaremos con el tema de esta semana.
Dios te bendiga.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.