Nuevo Día, Una Nueva Oportunidad De Hacer Las Cosas Bien.

Este es un nuevo día que el Señor les ha regalado
para darles una nueva oportunidad de regresar a su lado.  
Este es un día que la misericordia de Dios produjo
para poder pedirle perdón y volver a andar en sus estatutos.
Este es un día más que nuestro Dios nos ha regalado
para gozarnos y deleitarnos yendo hacia sus atrios.  
Este es un día que el Señor nos dio como una bendición
para que en este día nos conceda las peticiones de nuestro corazón.

 

Este día se nos fue entregado como una oportunidad para obrar
en aquellas cosas que hace mucho tiempo debimos empezar.  
Este es el día de empezar a cumplir todas las cosas que se nos encomendaron
y que por la pereza y por la falta de compromiso terminamos olvidando.

 

Hoy es el día para empezar a ser de bendición para los demás
para hacer una buena obra sin tirarnos nuevamente para atrás.
Es momento de empezar algo y continuarlo hasta el final
para que Dios se manifieste en nuestras vidas de manera habitual.

 

La razón por la que muchos que creen en Dios logramos cosas importantes
es porque muchas veces de accionar nos mantenemos distantes.
Olvidamos que a los seres humanos les toca esforzarse
para que Dios dentro de su vida gloriosamente pueda manifestarse.

 

No nos comportemos nuevamente como creyentes tibios,
avivemos el fuego de Dios que echará fuera todo lo frío
de manera que nos convirtamos en creyentes activos;
los cuales busquen a Dios durante todo el camino.

 

Hoy es esa oportunidad de hacer todo esto.
Hoy podemos empezar a ser diferentes al resto.
Hoy podemos tomar este interesante reto
para empezar, así, a comportarnos como gente que cree en el Señor verdaderamente.

 

Dejemos de lado la pereza que nos ha detenido por tanto tiempo.
Comprometámonos a hacer las cosas que antes no estuvimos haciendo.
Dejemos todo tipo de excusas, vanos argumentos y también los pretextos,
ya que estos no nos permiten avanzar para caminar directo.

 

Dispongamos nuestro corazón, nuestro espíritu y nuestro intelecto.
También nuestras emociones, nuestros ideales y, así mismo, los sentimientos.
De manera que estemos entregados a la voluntad de Dios por completo,
ya que muchas veces no llegamos lejos por culpa de alguno de estos.

 

También tenemos que dejar de perder el tiempo en cosas que no edifican,
considerando que hacer estas cosas solo detienen el avance de nuestras vidas.
Teniendo también en cuenta que, estas, de la voluntad de Dios muchas veces nos privan
y, por causa de estos, muchos de los que creemos no logramos cosas muy significativas.

 

En este día le digo a la persona que este poema está leyendo:
Toma en tu corazón cada uno de estos consejos,
lo que te acabamos de decir no es solo verso
sino es una palabra inspirada por nuestro Dios perfecto.
El que quiere que tú hagas desde el día de hoy lo correcto
para que así pueda obrar en medio de tu sendero.

By: Cristian Flores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *