¿Cómo Bajar La Fiebre A Los Niños?

Cómo Bajar La Fiebre A Los Niños

Nada más preocupante para una madre, que su hijo tenga fiebre. Muchas veces se suele asociar la fiebre a una enfermedad grave, pero no es tan grave en todos los casos.

Médicamente, se define a la fiebre como la elevación de la temperatura corporal sobre los 38 grados centígrados.

¿Cuáles son las causas de la fiebre?

Existen muchas causas, desde:

  • infecciones bacterianas
  • Coágulos de sangre y tromboflebitis
  • infecciones víricas
  • Enfermedad inflamatoria o autoinmune.
  • Infecciones fúngicas, como no infecciosas, ejemplo de ello el lupus o reacción a medicamentos.
  • Una insolación, etc

La fiebre es solo un síntoma, no una enfermedad como tal, por ello al bajarse la misma, solamente se alivia el malestar, pero se debe determinar la causa.

Bajar la fiebre en casa

Si bien todo episodio febril debería ser valorado por un médico, en casos muy puntuales como niños con síntomas gripales leves, esta se puede manejar en casa y vigilar que no aparezcan signos de severidad. En este caso se debe asistir a un centro hospitalario.

La fiebre menor a 38 grados, pero superior a 37 se puede denominar febrícula y es más fácil de tratar, con pañitos húmedos de agua tibia y permaneciendo suficientemente abrigado, pero a la vez expuesto para no incrementar la temperatura.

Se puede manejar con medicamentos, principalmente Acetaminofén, ya que, si se administra Ibuprofeno, Ketoprofeno, aspirina entre otros, y la fiebre es causada por dengue, el daño en el hígado es grande. Solo un médico puede determinar si una infección es dengue o no.

Además, el Acetaminofén o Paracetamol tiene un poder antipirético mucho mayor que los demás fármacos.

La hidroterapia es otra alternativa, pero se reserva para casos más severos.

¿Cuándo buscar ayuda?

Esta es una pregunta muy común, pues bien, es necesario buscar ayuda cuando ocurren los siguientes casos:

  • La temperatura es mayor a 39 grados
  • existen episodios de convulsión
  • pérdida del conocimiento
  • hay dolor muy marcado en un área del cuerpo
  • diarrea incontrolable
  • duración mayor a 3 días.

También pueden existir otras situaciones particulares de cada caso. Si los síntomas no son tan agudos, se puede esperar a consultar al médico de confianza, mientras si son muy agudos es inminente acudir a urgencias médicas.

Es oportuno tener en cuenta cuando es un síntoma leve o no y cuándo se debe consultar, ya que las complicaciones pueden ser graves en algunos casos.

Situaciones especiales

Siempre que exista una situación médica especial como es el caso de déficit neurológico, pacientes con cáncer, principalmente leucemia u otra enfermedad crónica, es necesario acudir al médico ante la menor sospecha.

Si el médico tratante, en cada caso particular, ha decidido no alarmar a los padres si aumenta levemente la temperatura de su hijo, es otra cosa, de lo contrario se debe solicitar ayuda de inmediato.

La fiebre siempre será tema de preocupación, por ello es necesario identificar y tratar cada caso de manera adecuada y particular. Los padres deben conservar la calma, ya que aún en el peor de los casos, el tratamiento puede esperar al menos hasta ser trasladado a urgencias. Conocer los criterios de gravedad también es muy importante.