Cosas Que no Entendemos

Cosas que no entendemos

Estando en diferentes situaciones se presentan cosas que no entendemos, lo cual nos lleva a hacer afirmaciones como “Dios sabe por qué lo hace”, “es el propósito del Padre”… y es justamente eso lo más difícil de comprender, ¿cuál es el plan de Dios para nuestras vidas?

Porque así “Como tú no sabes cuál es el camino del viento, o cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas” (Eclesiastés 11:5).

Dios tiene un propósito para sus hijos. Él quiere nuestro bien, y según el amor que estemos dispuestos a demostrarle, él permitirá que sucedan cosas para enseñarnos a aceptar su voluntad sin cuestionarle.

El libro de Jeremías 29:11 dice: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”. Pero, si esto es una promesa, y las promesas se cumplen y cumplir encierra verdad cómo es que existe la muerte o por qué pasamos por sufrimientos. Sonará irónico, pero ¡Solo Dios lo sabe!

Lo que no entendemos nos hace reflexionar y acercarnos a Dios

Particularmente, creo que las cosas que no entendemos son para hacernos reflexionar y acercarnos más a Dios en espíritu y verdad, ya que muchas veces le buscamos superficialmente como una forma de hallar respuestas inmediatas a lo que está aconteciendo en el momento, dejando pasar por alto la verdadera razón por la que Dios ha dispuesto la situación.

Si has perdido algún ser querido puede que pienses que la muerte es para llorar y sentir dolor por siempre, más no es así. La muerte es algo natural, así como lo es nacer, lo único es que no hemos aprendido a aceptarlo. Esto quiere decir que cuando Dios permite que pasemos por diferentes procesos es para que aprendamos y aceptemos su voluntad.

Su plan nos puede alejar de Él, presta atención

El plan de Dios puede llegar a alejarnos de él, esto es porque las malas situaciones nos hacen estar en desacuerdo con lo que él ha diseñado para nuestras vidas. Todo lo que Dios planea para nosotros es bueno, agradable y perfecto, aunque en el momento no lo entendamos, lo mejor que podemos hacer cuando estemos en distintas pruebas es esperar, obedecer y confiar en el Señor.

A Dios no hay que entenderle hay que obedecerle

Solo así se develará el verdadero plan que tiene para nuestras vidas. No dejes que las dificultades te hagan dudar del amor y la bondad del Creador, pues en lo largo de su silencio, está trabajando.

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:8-9). Charles Stanley escribió “Cuando no podemos entender lo que el Señor está haciendo, tendemos a pensar, si pudiera saber por qué, entonces sería más fácil de soportar.

Es posible que las cosas que no entendemos nos hagan sentir frustración, pero aun así, no debemos quejarnos ni dudar del poder del Señor, pues si nos mantenemos firmes, en él podemos llegar a ser transformados y alcanzar un fin mayor del que hemos anhelado.