Porque Yo sé lo Que Viene Para ti

Porque yo se lo que viene para ti

Porque Yo sé los planes que tengo para ustedes”, declara el Señor, “planes de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza (Jeremías 29:11).

Estás en los planes de Dios. Hay dos cosas que ocupan un lugar importante. En primer lugar, la vida eterna. En segundo lugar, la misión de Dios para ti. Él te valora. Sin embargo, la lucha por la supervivencia en el mundo no nos permite darnos cuenta de las maravillas de Dios. Estamos tan abrumados que parecemos estar literalmente ciegos.

Por tanto, debemos poner más atención a todo lo que nos rodea. Levántate, mira hacia el horizonte, por encima de las dificultades y preocúpate por alinear tus pensamientos con los de Dios para que sientas en lo más profundo de tu corazón cuál es tu misión como siervo de Dios en la fe.

Tu vida forma parte del gran diseño de Dios.

El universo ni siquiera había sido creado cuando Dios decidió utilizarte en su gran plan. Siempre había planeado que compartieras una vida abundante y significativa con Él, así que te hizo nacer por puro amor.

Aun así, la duda persiste. Sé que ya sabes que Dios tiene un propósito para tu existencia, no te cabe la menor dura, pero… no sabes cuál es.

La Biblia revela varios de los planes de Dios. Las naciones, las comunidades y los individuos están en sus designios. El mensaje de Dios para nosotros sobre sus planes se resume en Isaías 46:10-11.

Ahora bien, reconocemos que el Señor tiene un plan para cada nación. Eso es una cosa, pero darse cuenta de que Dios tiene un plan personal para tu vida es algo diferente.

Los planes de Dios para ti

El plan de Dios no es necesariamente la riqueza o la fama. No, el plan de Dios va más allá de eso, pero debemos sacudirnos las ideas erróneas que el mundo ha puesto en nosotros si queremos cumplir su propósito.

Dios quiere que seas feliz, pero esa felicidad, tranquilidad y propósito divino se cumplen al completar tu encomienda. No confundas tus diversas tareas en la tierra con “tu misión”.

En otras palabras, Dios te ha equipado con habilidades y dones que puedes emplear como herramientas que te ayudaran a forjar tu camino, ya sea en tu trabajo o ministerio. No obstante, tu misión definitiva se cumplirá cuando Jesús te diga: “Siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor.”

¿Puedes tan solo imaginar ese momento? Estoy seguro de que tu alegría será tan grande, que vas a creer que no podrá caber tanta felicidad en tu pecho. Ese es el más alto llamado del que habla Pablo. Allí obtendrá tu recompensa eterna. Los planes de Dios para ti.

En resumen

No importa cuán sombrío sea tu futuro o cuán feroz sea la oposición. Ningún diagnóstico o pronóstico puede derrotarte, si Dios está contigo. Te pido que escribas Jeremías 29:11 de tu puño y letra y lo leas a diario.

Cada vez que lo leas, no importa lo apresurado que estés, léelo o dilo en voz alta e imagina que recibes tu corona de las mismísimas manos de Cristo.

Amigo/a, en tus batallas de todos los días, ten siempre presente que Sus pensamientos son de paz y de bien, nunca de mal. Estate quieto/a, deja que Dios obre en ti para que puedas cumplir con tu misión. En Cristo está la victoria… ¡Amén!