Somos Transformados de Gloria en Gloria

eer Somos transformados de gloria en gloria

El Señor nos manda a reacomodar nuestro andar para que podamos hallar perfección en Él:“No se amolden al mundo actual, sino que sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

A medida que contemplamos a Cristo, nuestra transformación aumenta más y más, hasta la venida en persona del Señor de la gloria de sí mismo (Romanos 8:18).

El apóstol Juan nos recuerda que, cuando Cristo vuelva, podremos contemplarlo cara a cara y nuestra transformación a su imagen será completa.

A medida que pensamos en Cristo, contemplándolo con el mismo amor con el que Él nos mira, nos transformamos más y más hasta que el Señor de la gloria de sí mismo venga en persona (Romanos 8:18).

 El apóstol Juan nos dice que cuando Cristo vuelva, podremos verle cara a cara y ser completamente transformados a su imagen.

Para vivir una vida con propósito, que se vuelva cada vez mejor, necesitamos ser transformados, y ese cambio tiene tres pasos.

  • El primer paso es entregarnos al Espíritu Santo para que nos cambie, nos transforme
  • Luego, debemos estar listos para permitir que Él nos limpie, nos purifique.
  • Y el tercer paso clave, permanezca en la Palabra de Dios. Estando en Su Palabra, daremos frutos.

Estamos destinados a ser transformados

Este es el momento en el que empezamos a convertirnos en la persona que Dios quiere que seamos.

Dios nos irá moldeando, nos educará de cualquier manera, fácil o difícil. La confesión temprana en la restauración puede ahorrar muchos problemas.

La transformación ocurre, ten paciencia. Por mucho que queramos cambiar, debemos darnos cuenta de que la reincidencia lleva su tiempo. Nuestras conductas, ansiedades y limitaciones tardaron años en desarrollarse. Por tanto, Dios de vez en cuando nos irá quitando capa por capa.

No te rindas. No pierdas las esperanzas, pero debes comprometerte con lo mejor de Dios para tu vida. Verás que poco a poco irás abandonando las cosas malas de este mundo porque:

“En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas” (Gálatas 5:22-23).

¿En qué área de tu vida necesitas ser transformado?

La transformación del carácter, según el argumento del autor David Perry, no es una hazaña fácil de realizar. La transformación de la personalidad no se produce de la noche a la mañana, e incluso una vez que uno ha llegado a comprender la verdad, puede que no sepa cómo ponerla en práctica.

No pones en práctica la verdad si cada acción que realizas está impulsada por tus propios deseos y contaminada por la corrupción. Estrictamente hablando, Dios no alabará ni recordará tu comportamiento; más bien, probablemente lo condenará. No lo alabará ni lo recordará. La transformación del carácter y el cultivo de la verdad no son tan sencillos como la mayoría de la gente cree.

Tus aportaciones sólo han arañado la superficie de la cuestión, por lo que es posible que no tengas una comprensión sólida del núcleo del problema. ¿Eres capaz de reconocer las diferencias en tu carácter? ¿Cómo puedes saber si Dios te ha cambiado por dentro y por fuera? Como mínimo, experimentarás un grado inusualmente alto de resolución inquebrantable en tu corazón en todo lo que hagas.

¿Has sido dócil para que Dios te transforme o te has resistido?

¿Quieres que Dios te cambie? Lo hará, pero ten en cuenta que su camino a menudo implica crisis, compromiso, confesión y cooperación. Dios te cambia permanentemente. Confiarás en Dios para que se encargue de cosas y fortifique tu fuerza de voluntad y te ate a ella, liberándote de esas preocupaciones.

Recuerda que trabajas de ahora en adelante en la honra de la gloria de Dios. Ustedes han sido sacados del cautiverio, estabas en el desierto, y Dios te está guiando con su Palabra.

Mucho está en riesgo. Este es un nuevo día, y Dios quiere que sepas que la desobediencia es insostenible. En la iglesia primitiva, Dios mostró a Ananías y Safira que Él no tolera la desobediencia.

Busca a Dios para que cambie tu vida. Diariamente, acepta Su invitación y reúnete con Él a solas. Tu vida debe girar en torno al hecho de que Jesús perfecto y sin pecado murió para que pudieras tener una relación con el Padre. Si lo haces, nunca volverás a ser el mismo. Refleja hoy la gloria del Señor», deja que seas transformado de gloria en gloria.