¡Hay esperanzas!

Hay esperanzaActualmente, se viven momentos de angustia y desesperación. Nuestro yo interior se ve afectado por un sin número de factores que forman parte de la vida. En momentos pensamos que es el fin, que no podremos con todo. Pero siempre habrá una luz al final del túnel, no temas.

Cuando dejamos que las malas situaciones perturben nuestra mente, generalmente surgen en nuestro interior sensaciones negativas que pueden llevarnos al fracaso y, en el peor caso a la muerte. Es allí cuando debemos ser fuertes, agarrarnos de lo que más nos hace sentir seguros y darle paso a lo positivo. Es importante que sepas, que no estás solo, siempre habrá algo o alguien que te animen a salir de esa oscuridad en la que crees estar.

No permitas que la tristeza, la depresión, la angustia y el miedo se apoderen de ti, refúgiate en el que todo lo puede, confía en su palabra y ella florecerá en ti. Dios en su infinita misericordia, promete no desampararnos ni de noche, ni de día. Así que cualquiera que fuere tu situación, hazle frente y comienza a experimentar lo bello de la vida, solo por el simple hecho de poder respirar.

¡Mantén la fe, solo ella puede salvarte!

Vivimos agotados mental y físicamente, los afanes del trabajo, el matrimonio, los hijos, la economía, los problemas mundiales y un sin fin de cosas nos dejan exhaustos, tanto, que llegamos a desesperanzarnos. Pero es hora de elevarnos a otro nivel y creer en aquello que no vemos.

Si nos permitimos tomar aire, aislarnos un poco, podríamos desconectarnos de todo aquello que nos abruma y dar la bienvenida a la tranquilidad, abrirles paso a pensamientos efectivos, a organizar mejor nuestras ideas y buscar soluciones.

Todo pasa, el tiempo, el trabajo, los amigos, lo que no deja de ser eres tú, lo que llevas por dentro, está contigo siempre, es por eso que, te invito a renovar tu estabilidad emocional y confiar en el que promete estar con nosotros a donde quiera que vayamos.

“Porque sin fe es imposible agradar a Dios”, esta afirmación no solo hace referencia a cautivar el espíritu del Padre, sino que claramente nos hace entender que el creer nos lleva a ganar la vida eterna. Así que, si hoy te has propuesto alguna meta, solo confía en ti y en las capacidades que has desarrollado para lograrlo.

Nada puede hacerte menguar, si caminas de la mano del altísimo, eleva a él tu clamor y oirá, deposita todo tu entusiasmo, en buscar a aquel que lo tiene todo para dar, y prepárate a recibir cosas maravillosas.

La expectativa es de humanos ¡Lo real viene de Dios!

En los tiempos en los que se hicieron milagros, muchos creyeron porque vieron, y otros lo hicieron sin ver, incluso la mujer del flujo de sangre confió su sanidad al toque del borde del manto de Dios. Es el momento de probar el grado de fe que llevas dentro y dejar que el Señor sea tu guía.

Como seres humanos muchas veces imaginamos alcanzar cosas, de la tal forma que creamos dentro de nosotros un universo de logros, que, si por alguna razón no se dan, nos pueden llevar a sumirnos en la mayor tristeza. Sin embargo, todo ello es producto de la fantasía humana, más el que está en nosotros es más poderoso que nuestra mente, de él viene la gracia verdadera.

Hoy te insto, a que dejes de preocuparte por el mañana, que liberes tu mente de todo aquello que te preocupa y desalienta, que comiences a creer en el Supremo, que pongas todas tus cargas en él y descanses bajo la sombra de sus alas. Retoma tu comunión con el Padre y prepara tu vida para grandes cosas, aplica la oración y cree que lo que has pedido ya está hecho, porque siempre hay esperanzas.

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER ESTA ORACIÓN PARA MOMENTOS DIFÍCILES