La Verdad: Cuando Lo Que Parece Correcto Es En Realidad Muy Incorrecto

Cuando lo que parece correcto es incorrectoNunca es fácil admitir que uno se ha equivocado. Es aún más difícil cuando significa admitir que lo que pensabas que era correcto, en realidad no lo era. Pero lo más difícil de todo es admitir que estabas muy, muy equivocado y que lo habías estado durante mucho tiempo sin saberlo.

La verdad puede ser difícil de aceptar. Puede desafiar nuestras creencias, sacudir nuestros cimientos y hacernos cuestionar todo lo que sabemos sobre ciertas personas o situaciones. Sin embargo, ser capaz de aceptar la verdad a menudo significa la diferencia entre avanzar en la vida o quedarse atascado en el pasado para siempre. Tomando en cuenta que, no hay verdad absoluta.

En este artículo, exploraremos varios ejemplos de cuando alguien descubrió la verdad sobre algo y se dio cuenta de que había estado muy equivocado al respecto durante mucho tiempo. Esperamos que estos ejemplos te ayuden a identificar cualquier creencia falsa que puedas tener y te inspiren a buscar siempre la verdad sin importar lo doloroso que pueda ser.

Cuando te sientes presionado a hacer algo que no quieres

A veces sentimos que ciertas personas nos presionan para hacer algo que no queremos. Podemos sentir que nuestros padres quieren que estudiemos una carrera que no nos interesa, o que un amigo quiere que vayamos a una discoteca aunque prefiramos quedarnos en casa. Incluso podemos sentirnos presionados por nuestros propios pensamientos sobre lo que «deberíamos» hacer con nuestra vida.

Cuando nos sentimos presionados, podemos tener la tentación de ignorar nuestros instintos y hacer lo que la otra persona quiere. Después de todo, no queremos parecer maleducados o poco agradecidos, ¿verdad? Sin embargo, cuando ignoramos nuestros instintos de esta manera, a menudo nos equivocamos al hacerlo.

En estas situaciones, es importante hacer caso a tus instintos y hacer lo que quieres o lo que tienes que hacer, aunque eso signifique decepcionar a la otra persona. Tus necesidades son tan importantes como las de los demás, y no tienes por qué ignorarlas solo porque otra persona sea prepotente.

Cuando tu instinto te dice que esa persona no es de fiar

A menudo nos enseñan a conceder el beneficio de la duda a todo el mundo. Nos dicen que debemos dar una oportunidad a todos, aunque nuestro instinto nos dice que esa persona no es de fiar. Como seguidores de Jesús tratamos de no juzgar. Eso está bien, pero tampoco podemos ignorar los consejos de las personas que se nos acercan y nos dan su opinión (aunque no se la pidamos).

A veces solemos ignorar nuestros instintos. Acostumbramos a callar esa vocecita que nos dice que algo no está bien y que tengamos cuidado. Sobre todo, cuando nos dicen que alguien no es bueno y, en cambio, decidimos darle el beneficio de la duda.

La costumbre puede hacernos pensar que algo es correcto, pero no lo es

De adultos, podemos encontrarnos en relaciones que nos hacen sentir incómodos. Podemos sentir que nuestra pareja nos controla, nos ignora o es violenta con nosotros, pero puede que llevemos tanto tiempo en esa relación que empecemos a dudar de nuestros instintos. Podemos empezar a pensar que tal vez solo estamos siendo paranoicos y que nuestra pareja es una buena persona.

Sin embargo, cuando ignoramos nuestros instintos de esta manera, podemos estar preparándonos para el desastre. Así es que, si tus instintos te dicen que alguien es una mala persona, es importante que los escuches y termines la relación. No es necesario que sigas en una relación que te hace sentir incómodo.

Cuando un amigo o familiar hace algo que te hiere

A veces, un amigo o familiar puede hacer algo que te hace daño. Tal vez te menosprecien constantemente, o te hayan robado algo y se nieguen a devolvértelo. En estas situaciones, puede ser tentador dejar que la persona se libere y simplemente tratar de evitarla.

Cuando alguien hace algo que te hace daño, puedes tener la tentación de dejarlo pasar porque no quieres crear una confrontación, o puedes tener miedo de que la persona te saque de su vida. Sin embargo, cuando ignoramos nuestros instintos y dejamos libre a alguien que nos ha hecho daño, a menudo estamos cometiendo un gran error.

O sea, cuando alguien te ha hecho daño, tienes derecho a enfrentarte a él y hablar de tus preocupaciones. Si no sacas el tema a relucir, lo único que conseguirás es que se encone dentro de ti y que acabes resentido con esa persona para siempre.

Cuando tu pareja hace algo que te hace sentir incómodo

Muchos amigos de la comunidad, nos escriben para comentarnos acerca de sus dudas sobre alguna cosa en su relación de pareja. Cuando estamos en una relación, esperamos que la otra persona nos haga sentir seguros y cómodos. Sin embargo, muchas relaciones no son saludables. En las relaciones en las que uno de los miembros de la pareja está en una posición de poder, como un empleador o un profesor, o en las que uno de los miembros es abusivo, la otra persona puede sentirse insegura, nerviosa e incómoda.

Por tanto, cuando estás en una relación en la que te sientes incómodo o inseguro, puede ser difícil hablar con tu pareja sobre ello. Puede que tengas miedo de herir sus sentimientos o de perder la relación, o puede que tengas miedo de enfadar a tu pareja y empeorar la situación. Sin embargo, si ignoras tus instintos y no sacas a relucir tus preocupaciones, es posible que tu pareja nunca sepa que te está haciendo sentir incómodo.

Es posible que tu pareja nunca tenga la oportunidad de cambiar su comportamiento y hacer que te sientas segura de nuevo.

Conclusión

La verdad puede ser difícil de aceptar, especialmente si significa admitir que estábamos equivocados en algo. Sin embargo, ser capaz de aceptar la verdad y ser capaz de identificar las falsas creencias que podamos tener es una habilidad importante. También es una habilidad que puede desarrollarse con el tiempo aprendiendo a escuchar nuestros instintos y a confiar en lo que nos dicen.

Si te cuesta aceptar la verdad en cualquiera de estas situaciones, puede ser útil hablar con un amigo o terapeuta sobre cómo te sientes y por qué te sientes así. Hablar de tus problemas puede ayudarte a despejar la mente y dar sentido a tus sentimientos.

No olvides que lo que parece correcto no siempre lo es. En el libro de Jueces en la Biblia tenemos un retrato revelador de cómo una nación se apartó de Dios creyendo que estaba bien y que estaban haciendo lo correcto.

Así es, se trata de una historia muy triste y reveladora sobre lo que sucede cuando Dios ya no es importante y ya no es el centro nuestras vidas. El pueblo de Israel había hecho algo mucho mejor que una promesa: un pacto con Dios. Aun así, no se apartaron de sus malos caminos y no se volvieron a Él.

Esperamos que puedas diferenciar entre lo malo que parece bueno. Que el Espíritu Santo te ayude a discernir. Escucha su voz.