Mi viaje con una enfermedad mental: Vivir en las sombras de mi propia mente

Enfermedad mental

Por Soraya Then

Todos nos enfrentamos a retos en la vida. Pero para las personas con alguna enfermedad mental, estos retos pueden ser más difíciles de manejar y recuperar.

La Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (https://namipv.org/espanol/) informa de que uno de cada cinco estadounidenses padece algún tipo de enfermedad mental a lo largo de su vida, lo que la hace casi tan común como el cáncer o la diabetes. ¿Qué significa esto para usted?

A medida que avanza en su vida, es probable que en algún momento usted, como muchos otros, se encuentre lidiando con una enfermedad mental. Si está leyendo este artículo, es muy probable que usted o alguien cercano a usted se haya visto afectado por los retos de vivir con una enfermedad mental. Ya sea el estrés, la depresión, la ansiedad u otra afección como el trastorno bipolar o la esquizofrenia… todas ellas pasan factura a la persona que las padece, además de a quienes la rodean.

¿Qué es la enfermedad mental?

La enfermedad mental es una condición que afecta a los pensamientos, sentimientos y comportamientos de una persona. Puede ser causada por una combinación de factores genéticos y ambientales. Es importante señalar que la enfermedad mental no es el resultado de que alguien «sea débil» o «no se esfuerce lo suficiente» o «no tenga fe», y no es algo de lo que haya que avergonzarse.

Hay mucho estigma en torno a las enfermedades mentales, lo que hace aún más difícil que quienes las padecen obtengan la ayuda que necesitan. Hay muchos tipos de enfermedades mentales, cada una con su propio conjunto de síntomas.

Los tipos más comunes son el trastorno depresivo mayor, el trastorno bipolar, el trastorno de estrés postraumático, los trastornos de ansiedad y la esquizofrenia. Todos ellos pueden tener un gran impacto en su vida y en la de los que te rodean.

Vivir con enfermedad mental como la depresión

La depresión es un trastorno que provoca un sentimiento de tristeza que lo consume todo. Si estos sentimientos duran más de dos semanas, debes buscar ayuda. La depresión puede ser un trastorno debilitante que afecta a tus pensamientos, emociones y actividades diarias.

No, la depresión no es que me sienta solo un poquito triste

No te confundas, es mucho más que sentirse triste o «melancólico» de vez en cuando. Puede apoderarse de tu vida y hacer que sea muy difícil hacer las cosas que normalmente disfrutas.

Les confieso que pensé que tenía todo bajo control. Al principio creía que se trataba de algo pasajero. Supuse que sentirme triste o desesperada la mayor parte del tiempo, o dormir un día mucho y otro día muy poco iba a pasar. Yo misma no podía identificar los síntomas, por lo que vivía a la sombra de mi propia mente.

Muchos, al igual que yo, ni siquiera se dan cuenta de que tienen depresión hasta que comienzan a sentir síntomas como tristeza, bajo estado de ánimo y pérdida de interés. Yo estaba sumida en un hoyo profundo del cual no encontraba cómo salir. En mi iglesia solo me decían que tenía que orar más y confiar en Dios. Ni siquiera mi pastor entendió la gravedad del asunto. Por fortuna, mi esposo me obligó a ir a un médico. Tuve suerte de conseguir una doctora creyente, muy sabia. Ella me ayudó, así como también aprendí que no todos pueden reconocer que algo malo nos pasa.

La depresión le puede dar a cualquiera

La depresión puede aparecer a cualquier edad y afecta tanto a hombres como a mujeres. Puede estar causada por una serie de factores, como la genética, la falta de sueño, el estrés, las relaciones, los problemas de trabajo y dinero, los problemas de salud o una gran pérdida de un ser querido.

La cura

Aunque no existe una «cura» para la depresión, hay muchas formas de controlarla. Hablar con un terapeuta es uno de los tratamientos más eficaces para la depresión. Los medicamentos también pueden ser útiles, pero deben utilizarse junto con la terapia.

Gracias a Dios, con los medicamentos adecuados y la terapia, hoy puedo llevar una vida de calidad. Una vida feliz al lado de los que amo.

Vivir con ansiedad

La ansiedad es una sensación de que algo malo va a ocurrir. Puede estar relacionada con una situación específica, como un discurso o una entrevista de trabajo, o puede ser mucho más general.

La ansiedad también puede ser continua y duradera. La mayoría de las personas con ansiedad son capaces de funcionar bien y seguir con su vida cotidiana, pero la ansiedad puede ser muy, muy estresante. También puede ir acompañada de síntomas físicos, como tensión muscular, sudoración, corazón acelerado y dificultad para respirar.

Causas

La ansiedad puede estar causada por la genética, los traumas y los acontecimientos de la vida, como los exámenes escolares y/o el divorcio.

Es importante buscar ayuda si se experimenta ansiedad. Hay muchos tratamientos eficaces para tratarla, como los medicamentos, la terapia y las técnicas de autoayuda.

Vivir con trastorno bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que provoca cambios extremos en el estado de ánimo, la energía y la capacidad de funcionamiento.

Mi mejor amiga tiene trastorno bipolar. Estas oscilaciones entre estados de ánimo bajos y altos pueden producirse rápidamente, y a menudo no hay un desencadenante claro. Sabes, al principio de nuestra amistad se me hacía difícil llevar nuestra amistad en la universidad. Así que me propuse aprender todo lo posible sobre esta enfermedad mentall valió la pena. Afortunadamente, seguimos siendo las mejores amigas.

El trastorno bipolar suele comenzar en los primeros años de la vida adulta, aunque puede desarrollarse en cualquier momento. Se calcula que el 2,8% de la población estadounidense está diagnosticada de trastorno bipolar.

Cura para el trastorno bipolar

Aunque no existe una cura para el trastorno bipolar, hay tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas y a llevar una vida sana y productiva.

La primera línea de tratamiento suele ser la medicación. Quizás al principio puede ser dificil encontrar el medicamento adecuado. Pero con el apoyo de la familia y seres queridos, se puede. La terapia también puede ser útil, especialmente en las primeras fases de la enfermedad, cuando la persona puede no ser capaz de manejar su tratamiento.

Consejos para afrontar la enfermedad mental y vivir bien

Hacer ejercicio: El ejercicio es una forma comprobada de reducir el estrés y mejorar la salud mental. Libera endorfinas que le ayudan a sentirse bien, a dormir mejor y a mejorar su estado de ánimo.

Dormir: Se ha demostrado que dormir lo suficiente mejora la salud mental. Es importante mantener un horario de sueño regular.

Atención plena: La atención plena es la práctica de ser plenamente consciente del momento presente, sin juzgar. Puede ser útil en muchas enfermedades mentales, como la ansiedad y la depresión.

Comer sano: La dieta tiene un impacto significativo en la salud mental. Comer de forma más saludable le ayudará a controlar sus síntomas y a sentirse mejor.

Busque ayuda: Si sus problemas de salud mental son graves, es importante que busque ayuda. Hay muchos tratamientos para tratar adecuadamente las enfermedades mentales.

Conclusión

La enfermedad mental es una condición muy real y común que puede afectar a cualquier persona en cualquier momento. No es una cuestión de fe, se trata de una enfermedad mental con síntomas físicos.

La clave para vivir bien con una enfermedad mental es obtener ayuda y apoyo de los demás cuando lo necesites, y ser abierto sobre tu condición para que los demás sepan cómo ayudarte.

Cuanto más hablemos de las enfermedades mentales, menos estigma habrá en torno a ellas y más sabrán los demás cómo ayudar a quienes las padecen. Sé abierto, honesto y pide ayuda cuando la necesites. No estás solo.

Oración por aquellos que sufren alguna enfermedad mental

Señor, tú no quieres que yo viva en el estado en que me encuentro ahora. Así que te pido, desde lo más profundo de mi corazón, que te lleves todo mi dolor, toda mi preocupación y toda la tensión de mi alma ahora, para que me asistas y me liberes de mi encierro en mi prisión espiritual.

Padre, quiero experimentar tu alegría, tu gozo y tu paz. Yo solo (a) no puedo, porque esto está más allá de mi comprensión. Te pido que elimines mi miseria y me des tu maravillosa serenidad. Por favor, lléname de tu presencia, ya que tu presencia me dará alegría y eliminará todos los problemas de mi existencia. Por favor, concédeme esta humilde petición, en el nombre de Jesús. Amén.

Por Soroya Then

DiosEsBueno.org