El Camino Estrecho Trae Bendiciones

El camino estrecho

«Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos» (Salmos 32:8).

El camino estrecho es difícil de transitar. Es más, si hasta hay un dicho: «No dejes camino real por vereda», pero de eso hablaremos en otra ocasión. Hoy te quiero platicar sobre lo que significa caminar por el camino más difícil en tu vida.

¿Cuántas cosas en la vida merece la pena hacerlas solo una vez? Pero, ¿cuántas veces has tomado el camino más fácil en lugar de hacerlo de la manera más difícil? Si estás leyendo este artículo ahora mismo, significa que quieres tomar el camino más difícil. Por eso te traemos algunas razones por las que muchas veces es mejor tomar el camino estrecho, el más difícil.

Después de todo, nada grande en la vida es fácil. Si lo fuera, todo el mundo sería grande en ello. Del mismo modo, si hay algo en tu vida que se ha vuelto demasiado cómodo y rutinario, entonces probablemente sea el momento de sacudir las cosas un poco y tomar el camino estrecho. Después de todo, ¿no es mejor haberlo intentado y haber fracasado que ni siquiera haberlo intentado? Así que sigue leyendo …

Recuerda el final mientras estás en el principio

El viaje de A a B suele ser largo, lleno de giros y vueltas. Puede que no sepas exactamente dónde quieres estar al principio, pero ayuda tener en mente el objetivo final.

Lo que acabas de leer en el párrafo anterior puede aplicarse a cualquier cosa en la vida, ya sea una nueva carrera, cambiar de dieta o probar una nueva forma de ejercicio. La clave es recordar tu objetivo final mientras estás al principio del viaje. De este modo, es más probable que te mantengas motivado y en el camino para llegar a donde quieres.

Una lucha digna siempre merece la pena

Lucha por lo que crees. A veces los creyentes en Cristo no defendemos lo que hemos trabajado con mucho esfuerzo. Creo que algunos tenemos una mala interpretación. Todo lo que nos da el Señor debemos de cuidarlo y administrarlo como buenos mayordomos. Después de todo, si no lo haces tú, ¿quién lo hará?

Si estás en una relación que no funciona y has intentado arreglarla, pero tu pareja no está dispuesta, es hora de alejarse. Si quieres un trabajo que está por encima de tus posibilidades, pero nadie te lo da, no tengas miedo de pedirlo.

Si quieres marcar la diferencia en el mundo, pero nadie te lo permite, no dejes que nadie te lo impida. Y, sobre todo, si quieres ser grande en algo, no dejes que nadie te impida conseguirlo porque Dios es el dueño de todo cuanto existe. Si él quiere darte todas esas cosas, solo te queda saber cuidar y administrar lo que por gracia É ha depositado en tus manos.

No tengas miedo de correr riesgos en tu camino estrecho

Lo más arriesgado que puedes hacer en la vida es no arriesgar nada. Tomar riesgos, aunque no funcionen, te hará mejor persona a largo plazo, aunque no lo parezca en ese momento. Si no funciona, sabrás que lo has intentado y que puedes probar otra cosa la próxima vez, pero si nunca te arriesgas, siempre te quedarás pensando en lo que podría haber sido.

Si quieres cambiar tu situación, tienes que estar dispuesto a correr riesgos y transitar por el camino estrecho. Y cuantos más riesgos tomes, más recompensas cosecharás. Algunos de los mayores descubrimientos y avances de la historia fueron el resultado de la asunción de riesgos. ¿Cómo sería el mundo actual si la gente hubiera decidido quedarse en casa, estar a salvo y no correr nunca ningún riesgo?

Así es que, no podemos vivir sin asumir riesgos. No dejes que el miedo te impida conseguir grandes cosas. Al contrario, deja que te motive para conseguir cosas aún mayores.

No tengas miedo de pedir ayuda cuando camines tu camino estrecho

Esto puede parecer una obviedad, pero lo cierto es que a muchos de nosotros nos cuesta pedir ayuda.

La verdad es que muchas personas quieren ayudarte, pero no saben cómo. No tengas miedo de pedir ayuda cuando la necesites. Y si eres tú quien ayuda a los demás, no tengas miedo de preguntar a los demás si también necesitan ayuda.

Por otro lado, hay una ayuda más valiosa y esta viene de lo alto. Siempre, siempre, siempre debes iniciar con Dios cada proyecto que Él haya puesto en tu corazón. De Él viene la ayuda sobrenatural.

Desarrolla tus músculos de la disciplina

¿Eres esclavo de tus impulsos o tienes autocontrol? La disciplina es algo que a menudo se pasa por alto en la sociedad actual, pero es algo que es extremadamente importante tener. Después de todo, no puedes controlar todo en la vida, pero puedes controlarte a ti mismo.

Si tienes disciplina, puedes tener el control de tu vida, incluso si te encuentras en situaciones difíciles. Si quieres tomar el camino difícil, tienes que fortalecer tus músculos de la disciplina. Así podrás tomar mejores decisiones y no dejar que tus emociones te superen.

Conclusión

Estas reflexiones sobre tomar el camino estrecho son para cualquier persona que esté lista para llevar su vida al siguiente nivel. Sí, será difícil, pero también valdrá la pena al final.