¿Por qué dejas todo para después?

La Biblia habla de la procrastinación: Por qué ceder a la pereza es un pecado

Por que dejas todo para despues

La procrastinación es el acto de posponer un trabajo o una responsabilidad. Es dejar algo para más adelante, normalmente porque no nos apetece hacerlo o porque pensamos que habrá un momento mejor para hacerlo.

Todos procrastinamos de vez en cuando, pero si se convierte en un hábito puede tener graves repercusiones en nuestra vida. Si crees que dejas constantemente las cosas para más tarde, este artículo te ayudará a entender por qué la procrastinación es tan perjudicial y te ofrecerá formas de dejar de procrastinar y volver a asumir tus responsabilidades.

Entender por qué procrastinamos

Las personas que entienden por qué procrastinan son más capaces de dejar de hacerlo. Antes de seguir adelante, veamos algunas de las razones que hacen que la gente procrastine:

  • Pereza: Algunas personas son simplemente perezosas y no quieren hacer nada que requiera esfuerzo. Así que, aunque el trabajo sea importante, simplemente no lo hacen porque no tienen ganas.
  • Miedo: Algunas personas procrastinan porque tienen demasiado miedo de hacer el trabajo. Saben que es importante, pero tienen demasiado miedo de hacerlo.
  • Falta de motivación: Algunas personas no procrastinan porque no quieran hacer el trabajo; simplemente no se sienten motivadas para hacerlo.
  • Ambición: Algunas personas procrastinan porque son ambiciosas y quieren hacer algo mejor o más grande. Aplazan el trabajo más pequeño para centrarse en el más grande.

¿Por qué la procrastinación es un pecado?

Como hemos visto, hay muchas razones diferentes por las que la gente puede procrastinar. La Biblia habla de la procrastinación, y es importante entender por qué es un pecado.

En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo habla de que no debemos dejar las cosas buenas de la vida para mañana. Este pasaje se refiere a la espera del momento oportuno para convertirse en seguidor de Jesús, pero se aplica a todos los aspectos de nuestra vida:

«Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos» (Efesios 5:16).

Viviendo en un mundo envuelto en sombras, nosotros somos la luz… no una luz tenue que se puede ocultar fácilmente. Este versículo nos invita a aprovechar cada oportunidad para hacer lo correcto. Además, Dios prefiere que estemos ocupados en cosas significativas y edificantes. Debes saber que si no estás actuando bien, es probable que tengas la tentación de hacer lo malo.

¿Has escuchado ese viejo dicho que dice: «Mente ociosa, taller del diablo?»

«No dejes la vida para la próxima semana o el próximo mes o el próximo año. Si estás procrastinando, no eres la persona que deberías ser, no estás a cargo de tu vida, tu vida te domina, está a cargo de ti».

En otras palabras, si estás dejando las cosas buenas de la vida para mañana, no estás realizando tu potencial. No estás siendo la mejor persona que puedes ser. Y ciertamente no estás usando tu tiempo sabiamente.

El daño causado por la procrastinación

La procrastinación es perjudicial y puede causar estrés, ansiedad y baja autoestima. El efecto más evidente de la procrastinación es que puede dejarte con un montón de trabajo sin terminar.

Por otro lado, cuando te quedan demasiadas cosas por hacer, puede provocar una sensación de agobio y estrés. Compaginar un trabajo a tiempo completo con una vida social, compromisos familiares y otras obligaciones puede ser suficientemente estresante. Pero cuando empiezas a dejar trabajo sin terminar, el estrés puede ser aún peor.

Así es, puede que sientas que estás constantemente atrasado y que no llegas a lo que deberías hacer. La procrastinación también puede dañar tu autoestima. Si constantemente dejas el trabajo sin terminar y tienes que disculparte con tus amigos y familiares, puedes sentirte como un fracasado.

6 consejos para dejar de procrastinar ahora mismo

Ahora que hemos visto por qué deberías dejar de procrastinar y el daño que puede causar, hablemos de cómo dejar de procrastinar. Aquí tienes 6 consejos que te ayudarán a acabar con la procrastinación para siempre:

Escribe tus objetivos: Si quieres dejar de procrastinar, primero debes saber qué quieres conseguir. ¿Cuáles son tus objetivos en la vida? ¿Quieres viajar por el mundo o conseguir un nuevo trabajo? Lo primero que debes hacer es escribir tus objetivos. Hazlos específicos y escribe por qué son importantes para ti. Esto te ayudará a mantenerte motivado y centrado en la consecución de esos objetivos.

Divida los objetivos grandes en tareas más pequeñas: Una vez que sepa lo que quieres conseguir, divide tus objetivos en tareas más pequeñas. Por ejemplo, si uno de sus objetivos es mejorar su salud, puede dividirlo en tareas más pequeñas como hacer ejercicio tres veces a la semana y comer más sano. Así te resultará más fácil terminar tus tareas.

Establezca plazos para todos tus compromisos: Establecer plazos para tus tareas es otra forma de dejar de procrastinar. Es más fácil cumplir un plazo que terminar una tarea en un plazo abierto. Así que si tienes trabajo que hacer, fija una fecha límite para terminarlo.

Organiza tus tareas y trabaja en tus puntos débiles: Para dejar de procrastinar, debes organizar tus tareas y trabajar en tus puntos débiles. No te centres únicamente en las cosas que te resultan fáciles. Por el contrario, intenta mejorar tus puntos débiles. Por ejemplo, si se te da mal gestionar el tiempo, intenta encontrar un sistema de gestión del tiempo mejor.

Busca a alguien para que te ayude a salir de la rutina: Si te cuesta dejar de procrastinar, considera la posibilidad de hablar con tu guia espiritual o pastor. Puedes hablar también con algun amigo que sientas que es eficiente y lleva una vida ordenada. Seguro tienes algunos amigos, los cuales hacen las cosas eficientemente, pero de diferentes maneras. Puedes escuchar sus consejos y luego poner en práctica los que creeas que se adaptan mejor a tu situación.

Esto puede ayudarte a establecer un sistema de gestión del tiempo para que puedas dejar de procrastinar para siempre. También hay personas que se especializan en ayudarte a organizar tu vida, solo se trata de hablar y pedir ayuda. No tengas vergüenza.

Encuentra un sistema de apoyo: Cómo te decía en el punto anterior, la procrastinación suele estar causada por la baja autoestima y la falta de motivación. Si sientes que no eres lo suficientemente bueno o que no estás lo suficientemente motivado para hacer algo, naturalmente dejarás las cosas para después. Si tienes un sistema de apoyo de amigos y familiares, pueden ayudarte a sentirte mejor contigo mismo. Esto te ayudará a dejar de procrastinar.

Conclusión

La procrastinación es un mal hábito que tienen muchas personas. Si pospones constantemente las cosas, no estás utilizando tu tiempo de forma inteligente. Puedes dañar tu autoestima y tus niveles de estrés al dejar tu trabajo sin terminar.

Para dejar de procrastinar, debes saber por qué lo haces y qué lo provoca. A continuación, puedes dividir tus objetivos en tareas más pequeñas y establecer plazos para cada una de ellas. También debes encontrar un sistema de apoyo que te ayude a sentirte mejor contigo mismo.

Cuando dejes de procrastinar, podrás hacer más cosas y te sentirás mejor contigo mismo. Así podrás emplear tu tiempo extra para perseguir tus objetivos y sueños.