Yo Cambiaré tu Lamento en Baile

Yo cambiaré tu lamento en baile

Dios convierte las lágrimas en risa, la tristeza en gozo y baile. Cuando pasas por pruebas y ves la mano de Dios obrar, te conviertes en adorador, y tus labios se llenan de alabanza, porque sabes cuán poderoso es nuestro Dios.

Convertiste mi lamento en baile. La gente está acostumbrada a expresar su alegría por una bendición en particular.

Apenas habían avanzado seis pasos los que llevaban el arca cuando David sacrificó un toro y un ternero engordado. 14 Vestido tan solo con un efod de lino, se puso a bailar ante el Señor con gran entusiasmo. 15 Así que entre vítores y al son de cuernos de carnero, David y todo el pueblo de Israel llevaban el arca del Señor(2 Samuel 6:13-15). 

Nuestra misión y compromiso es estar siempre felices y gozosos en el Señor, agradecer por todo y guardar sus mandamientos, porque Dios quiere que seamos felices. De hecho, sus mandamientos son precisamente para cuidarnos, protegernos y mantenernos tranquilos y gozosos. Por eso nos da su palabra para llenarnos de confianza y esperanza de que vivamos en alegría y paz.

Dios puede ayudarte a encontrar alegría cuando parecía no haberla

«    y a confortar a los dolientes de Sión.
Me ha enviado a darles una corona
    en vez de cenizas,
aceite de alegría
    en vez de luto,
traje de fiesta
    en vez de espíritu de desaliento.
Serán llamados robles de justicia,
    plantío del Señor, para mostrar su gloria..» (Isaías 61.3).

Nuestro Creador nos invita cada día a disfrutar de la alegría sin igual que Jesús trae a nuestros corazones. ¡Él puede convertir nuestro dolor en danza! ¡Curar nuestras heridas emocionales con su amor! ¡Cambiar la amargura y agregar sabor a nuestras vidas! ¡Desde el momento en que aceptamos a Jesús como nuestro Dios y Salvador, nuestros corazones se llenan de felicidad!

Cuando nuestra meta es agradar a Dios, sabiendo que Él es la fuente de nuestro gozo, comprendemos que el gozo depende de Dios, de lo que nos ha dado (como la salvación y la esperanza de la vida eterna).

Dios puede ayudarte a encontrar esperanza en medio de la desesperación

Si estás pasando por una prueba, no importa cuán difícil o enorme parezca la situación, recuerda que Dios siempre está contigo, Dios te dará la victoria, así que confía en Dios, él lo hará, verás su mano poderosa moverse. Enjuga todas tus lágrimas y conviértelas en gozo y paz eternos.

Hay esperanza porque tenemos la certeza de que Jesús venció la muerte. También nos permite, en medio de este malestar terrenal, mirar las cosas con ojos sobrenaturales, con un rayo de esperanza de que un día todo se cumplirá, aunque ahora mismo no sea visible.

No importa por lo que estemos pasando, debemos vivir el verdadero gozo y alegría, porque esa es la voluntad de Dios para nosotros, y el hecho es que Dios nos manda a vivir felices, regocijándonos en Él.

Muchas veces pasamos por problemas, pruebas, traiciones, dolores y todo tipo de situaciones que tratan de desanimarnos y debilitar nuestra fe. En esos momentos, Dios parece lejano, como si Dios se hubiera olvidado de nosotros. Pero no, Dios está más cerca de ti de lo que piensas.

Cree en su promesa, cree en Su dulce Espíritu, que habla a nuestro corazón y nos dice que no nos demos por vencidos: Él cambiará tu lamento en baile.