¿Cómo Resolver los Conflictos Con tu Hermano en Cristo?

Como resolver los conflictos con tu hermano en Cristo

Cuando estás creciendo en tu fe, es común comenzar a notar banderas rojas en otros. Tal vez su hermana en Cristo lucha contra la envidia, o su hermano en Cristo es a menudo cínico y negativo. Quizás otro hermano siempre llega tarde a los servicios de la iglesia, o quizás algún otro miembro del cuerpo parece excesivamente centrado en las cosas materiales.

Estos tipos de conflictos son una parte normal de la existencia humana. Sin embargo, para el creyente, puede ser particularmente desafiante porque estamos llamados a amarnos unos a otros como Cristo nos ha amado.

No podemos ignorar un conflicto

Cuando un conflicto no se resuelve, el problema se agrava porque al posponer una respuesta adecuada se prolonga la disputa. Con respecto a la resolución de conflictos, debemos esforzarnos por lograr la unidad, pues es lo que más teme el diablo. Teniendo en cuenta, por supuesto, que cuando no resuelves o no le buscas la solución a los problemas, especialmente aquellos relacionados  con pecados comunes como la ira, la autocompasión, la envidia; el odio o como decía mi abuelita, la tirria, son los objetivos favoritos del enemigo.

Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo (Efesios 4:31-32)

Por otro lado, cuando estas dificultades surgen en un entorno en el que se nos anima a considerar a todos como familia, se vuelven aún más difíciles de sortear de lo que podrían ser en otro lugar. Pero espera, afortunadamente, las Escrituras nos proporcionan muchos principios que nos ayudarán a resolver los conflictos con nuestros hermanos y hermanas en Cristo.

Aunque no siempre es fácil ponerlos en práctica -especialmente en el calor del momento-, hay algunos principios en los que podemos apoyarnos a la hora de navegar en momentos de conflicto dentro del cuerpo de Cristo.

Sé el primero en dar la gracia y perdonar

Cuando entiendes que todo lo que recibes es por Su gracia, es mucho más fácil perdonar a los demás. Además, perdonar es un mandato de nuestro Señor:

En Lucas 17:3-4, Jesús dice:» ¡Tened cuidado! Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca contra ti siete veces al día, y vuelve a ti siete veces, diciendo: «Me arrepiento», perdónalo.«. El perdón es un componente importante de la resolución de conflictos. Dado que el objetivo de cualquier medida disciplinaria es rehabilitar al infractor, las acciones disciplinarias deben estructurarse cuidadosamente para evitar alienar permanentemente a quien haya cometido la falta.

Así es, por eso es que muchos de nosotros nos damos cuenta rápidamente cuando otros no ejercen la gracia y el perdón hacia nosotros, pero tristemente tampoco somos los primeros en hacer lo mismo. Es decir, mostrar gracia y perdón. Ser el primero en perdonar a alguien cuando ha sido agraviado puede ser un gran desafío, pero puede marcar la diferencia en la resolución de un conflicto.

Es por esto que en este consejo te aconsejamos mostrar a la otra persona que estás dispuesto a concederle la gracia y el perdón y que no guardas resentimiento. Esto es seguir el ejemplo de Jesús. Cuando perdonas a alguien que te ha hecho daño, estás modelando para ellos lo que Cristo ha hecho por ti.

A menudo estarán más dispuestos a escuchar tu versión de la historia una vez que hayas expresado tu deseo franco de arreglar las cosas.

como resolver conflictos con los hermanos de la iglesia

Tómate el tiempo necesario para entender la raíz del conflicto

Cuando experimentas un conflicto con alguien en el cuerpo de Cristo, puede ser tentador concluir rápidamente que es el otro quien está siendo deliberadamente desobediente o simplemente está pecando contra ti.

Puede ser particularmente difícil manejar tales conflictos cuando surgen entre líderes y aquellos bajo su autoridad, ya que es fácil asumir que la otra persona simplemente es la que está pecando.

A menudo es mejor tomarse el tiempo para entender la causa del conflicto. Pregúntese: ¿Cuál es la verdadera raíz de este problema? ¿Qué ocurrió en el pasado que está creando una tensión entre nosotros? Es probable que el conflicto actual tenga sus raíces en el pasado y no se deba simplemente a una desobediencia voluntaria.

Cuando te tomes el tiempo de comprender la historia que hay detrás del conflicto, estarás mejor equipado para resolverlo.

Determina si todo el asunto se trata de una enseñanza y, si es así, utilízalo como tal

Como creyentes, es nuestra responsabilidad corregirnos unos a otros. Sin embargo, la forma en que corriges a un compañero creyente puede tener un impacto significativo en la forma en que la otra persona reacciona a la corrección y su disposición a aceptarla.

Tal vez su hermano o hermana en Cristo llega tarde a los servicios de la iglesia, o tal vez está demasiado centrado en las cosas materiales. Naturalmente, usted querrá corregir tal comportamiento y ayudar a su compañero creyente a alejarse del pecado.

Sin embargo, cuando corriges tal comportamiento, es importante hacerlo en un espíritu de humildad y gentileza. El objetivo debe ser ayudar a su compañero creyente a ver su error para que pueda alejarse de su error.

No debes tratar de menospreciar o hacer que se sientan avergonzados. Cuando le llames la atención a un compañero creyente, debe preguntarte a ti mismo: ¿Cuál es el objetivo de mi corrección? Si tu objetivo es ayudar a la otra persona a ver su error y apartarse de él, entonces debes asegurarte de que esa corrección que estás haciendo proviene de un corazón lleno de humildad y gentileza.

Pide perdón y ofrece perdón

Una de las mejores maneras de resolver los conflictos con un hermano en Cristo es, como te había dicho anteriormente, pedir perdón y ofrecerlo. No importa si eres el que ha sido agraviado o el que está equivocado, pedir perdón y ofrecer el perdón es la mejor manera de resolver el conflicto y seguir adelante.

Si eres tú quien ha sido agraviado, debes perdonar a la otra persona. Aunque esto puede ser un reto, es una parte importante del proceso de resolución del conflicto. A menudo es útil hacer saber a la otra persona que la has perdonado diciendo algo como «Te perdono» o «Todo ha quedado atrás».

Si eres tú el que está equivocado, primero debes pedirle perdón a la otra persona. A continuación, debes orar y pedir a Dios que quite de ti aquello que ofendió a tu hermano. Ahora bien, si la otra persona es la que te ha ofendido, ora y pídele a Dios que te ayude a perdonar de corazón a tu hermano, aunque esa persona que te hirió no te haya pedido perdón.

Es importante perdonar aunque no te haya pedido perdón. No le estás dejando libre de culpa, ya que sigue siendo responsable de sus actos y debe tratar de resolver el conflicto contigo. Sin embargo, perdonar a la otra persona es un acto de amor y valentía, y puedes elegir perdonarla a pesar de su falta de arrepentimiento.

Comprométanse a orar unos por otros

Una de las mejores maneras de resolver los conflictos con algún hermano en Cristo es comprometerse a orar unos por otros. Cuando te comprometes a orar por un compañero creyente, puedes ayudar a que cada uno se examine y así se darán cuenta de que están en el mismo barco.

Cuando uno se encuentra en medio de un conflicto con otra persona, puede ser fácil verla como completamente separada de uno y olvidar que tiene mucho en común con ella. Sin embargo, cuando te comprometes a orar por la persona con la que tienes un conflicto, esto puede ayudarte a verlo todo como parte del cuerpo de Cristo y hacer que estés más dispuesto a perdonarlos y trabajar hacia la reconciliación.

Cuando te comprometes a orar por un compañero creyente, debes asegurarte de hacerle saber que lo está haciendo. Puede decirle algo como: «He estado orando por ti» o «Estaré orando por ti».

Conclusión

Cuando usted está creciendo en su fe, es común comenzar a notar banderas rojas en otros. Tal vez su hermana o hermano en Cristo lucha contra la envidia, la ira o la depresión, o hasta puede tratarse de un malentendido.

Tal vez otra persona llega siempre tarde a los servicios de la iglesia, u otro miembro del cuerpo parece excesivamente centrado en las cosas materiales. Este tipo de conflicto es una parte normal de la existencia humana; sin embargo, para el creyente, puede ser particularmente desafiante porque estamos llamados a amarnos unos a otros como Cristo nos ha amado.

Además, cuando estas dificultades surgen en un entorno en el que se nos anima a considerar a todos como familia en el cuerpo de Cristo, se vuelven aún más difíciles de sortear de lo que podrían ser en otro lugar. Afortunadamente, las Escrituras nos proporcionan muchos principios que nos ayudarán a resolver los conflictos con nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Cuando somos capaces de aplicar los principios contenidos en ellas, encontraremos que somos capaces de navegar por este tipo de conflictos con éxito y de una manera que honra a Cristo.