Estamos En El Mundo, Pero No Somos Del Mundo… ¿Qué?🤔

 estamos en el mundo, pero no somos de este mundoEstamos En El Mundo, Pero No Somos Del Mundo… ¿Cómo vivimos como seguidores de Cristo en un mundo que a menudo se opone y nos desafía? Esa es la gran pregunta, ¿no? ¿Cómo navegar a través de toda la confusión, la apatía y el mal que existen a nuestro alrededor? ¿Cómo mantienes tu fe fuerte cuando parece que todo está en tu contra?

La respuesta a estas preguntas variará dependiendo de dónde te encuentres en tu camino con Dios. Si eres nuevo en esto de seguir a Cristo, entonces entender cómo vivir como uno de sus seguidores puede parecer extraño. Sin embargo, si usted lo ha seguido por algún tiempo, entonces tratar de entender cómo seguirlo sin fallar en el intento puede ser difícil, muy difícil. Pero es posible.

No importa su estado actual con Dios, todos podemos aprender algo de otros que han enfrentado circunstancias y dificultades similares. Sus experiencias pueden ayudarnos a mantener la confianza en nuestra fe y darnos una visión práctica de cómo afrontar los retos de la vida como creyentes en Jesús. En este artículo exploraremos algunos principios que pueden ayudar a cualquier persona que ha creído, a lidiar con la incredulidad y el desprecio en este mundo…

No vivas aislado, estamos en el mundo, pero no somos del mundo…

Aunque el mundo no esté interesado en las cosas de Dios, es importante que los creyentes vivan en comunión con otros creyentes. El compañerismo cristiano es mucho más que actividades sociales. Es una relación ininterrumpida con Cristo que sólo puede ser construida en comunidad. Sin embargo, esto puede ser un reto cuando los incrédulos no aprecian tu fe, pero es necesario si quieres seguir creciendo como cristiano. Esto es, cuando los incrédulos aíslan a los cristianos, hacen más difícil explicar o compartir tus creencias con los demás. 

Divide y vencerás, aunque vivir en aislamiento puede parecer una forma de proteger tu fe, en realidad es una forma de mantener tu fe solo para ti. Cuando vives aislado, empiezas a entender tu fe cada vez menos. Incluso puede empezar a dudar de ciertos aspectos de su fe si no los utiliza con suficiente frecuencia.

Vivir aislado también hace que sea más difícil para ti animar a otros que necesitan orientación espiritual. Por ejemplo, si sacas un carbón encendido de las brazas, qué ocurrirá… pues este pedazo de carbón, se enfriará/

Habla la verdad con amor

Si vas a vivir en comunión con otros creyentes, tendrás que ser capaz de discutir las cosas de Dios de una manera apropiada. Esto significa que usted no debe evitar hablar la verdad en amor.

Es decir, cuando usted se frustra con los incrédulos, necesita recordar que ellos no entienden la magnitud de su fe. También necesitas recordar que no puedes esperar que los incrédulos entiendan tus experiencias con Dios. Así que cuando encuentres apatía u hostilidad en tu comunidad, intenta mantener la calma y hablar la verdad en amor.

Si no tienes cuidado, puedes empezar a excluir a los demás y aislarte de los que podrían ser tus mejores discípulos. He visto familias aisladas por completo. No le hablan al primo que está en drogas, no le hablan al tío que está en depresión porque no es cristiano, etc.

Confía en tus creencias

Para decir la verdad en amor, debe tener confianza en tus creencias. La confianza, sin embargo, no debe ser arrogancia. Los creyentes confiados saben que no son la autoridad final en su fe. Se dan cuenta de que hay aspectos de su fe que no entienden.

Así es, los creyentes seguros están dispuestos a admitir que no lo saben todo y están dispuestos a hacer preguntas mientras buscan la verdad. Los creyentes seguros, por tanto, están abiertos a la posibilidad de estar equivocados. Debes tener confianza en tus creencias porque son el resultado de una cuidadosa investigación y estudio. Sin embargo, también debes tener confianza en tus creencias porque son el resultado de recibir una revelación de Dios. Esta revelación está plasmada en Su Palabra. Escuchar el punto de vista de otros hermanos con respecto a un tema bíblico es enriquecedor.

Ejercicios de humildad

La humildad es una cualidad difícil de cultivar para muchos creyentes. A menudo nos avergonzamos de nuestra fe y nos da vergüenza hablar de nuestras creencias. Sin embargo, la humildad es un aspecto importante de la vida cristiana.

Es importante recordar que uno no lo sabe todo. Puedes ser un profesor con talento, pero no eres la autoridad en tu materia. Asimismo, no tiene derecho a menospreciar a otros creyentes. Debes mantener siempre la humildad para no ser orgulloso o condescendiente con los demás. Si eres humilde, estarás más abierto a recibir la revelación de Dios y serás más receptivo a la verdad que se revela a los demás.

No te avergüences de tu fe

La humildad es una buena cualidad, pero a menudo va unida a la vergüenza. Puedes sentirte avergonzado de que tus experiencias religiosas no tengan sentido para los demás, o de que tus creencias no estén respaldadas por pruebas históricas o científicas. No debería avergonzarse de su fe.

Las experiencias religiosas no siempre tienen sentido para el común de las personas, e incluso figuras religiosas conocidas han discrepado a menudo entre sí. Por tanto, las experiencias y creencias religiosas no son algo de lo que haya que avergonzarse. Las experiencias religiosas son la esencia de lo que significa ser un seguidor de Cristo.

Si te sientes avergonzado de tu fe, puede ser una buena idea buscar el consejo de un mentor en tu comunidad. Tal vez descubras que tu vergüenza proviene del miedo.

Cultivar la paciencia y la perseverancia

La humildad, la paciencia y la perseverancia son elementos esenciales para mantener la confianza en tus creencias. La gente suele hablar de estas cualidades en contextos religiosos, pero en realidad son fundamentales en todos los ámbitos de la vida.

La humildad es buena porque te ayuda a corregir tus propios prejuicios. Te ayuda a reconocer cuando te equivocas y a admitir tus defectos. También es importante porque te ayuda a mantener un nivel de perspectiva. No puedes ser orgulloso, egoísta o condescendiente si reconoces que tus creencias son simplemente un producto de tu tiempo y ubicación.

La paciencia es una cualidad que puede ser difícil de definir. Es la capacidad de mantener la calma en situaciones difíciles o frustrantes. También es la capacidad de esperar el momento adecuado para hacer algo.

Por último, la perseverancia es la capacidad de mantener la concentración cuando lo que se espera es que renuncies a algo.

Puestos los ojos en Jesús

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Hebreos 12:1-2

 

Permanecer conectado a Dios

Si vas a mantener tu confianza en tus creencias, entonces vas a necesitar mantenerte conectado con Dios. No puedes permitir que la apatía o el desánimo se cuelen y te desvíen del camino. Necesitas orar regularmente para que Dios te dé fuerzas y sabiduría para vivir en este mundo. Necesitas participar regularmente en disciplinas espirituales.

Si no te mantienes regularmente conectado con Dios, entonces serás propenso a ceder a la duda y al desánimo. Cuando sientas que tu confianza se ve amenazada, cuando sientas que puedes estar perdiendo la paciencia y cuando sientas que puedes estar desviándote del camino, entonces pídele a Dios que te ayude a permanecer conectado a Él.

Las Escrituras nos animan a pedir la ayuda divina cuando estamos en apuros:

«Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo. Efesios 4:32

Conclusión

Como podemos ver en nuestra discusión sobre cómo vivir como cristiano en un mundo incrédulo, vivir una vida de fe es un desafío. Afortunadamente, tenemos el ejemplo de Jesucristo para guiarnos en este difícil proceso.

Él fue humano, como tú y yo, y eligió vivir una vida de fe. Al seguir su ejemplo, también disfrutaremos de los beneficios de ser seguidores de Cristo. Estos beneficios incluyen la oportunidad de estar conectados con el Espíritu Santo, de crecer en nuestro caminar con Dios y de ser usados en el ministerio dentro del cuerpo local de Cristo.

Si estamos dispuestos y somos capaces de vivir de acuerdo con la Palabra de Dios, experimentaremos la victoria y la fuerza para vivir en un mundo sin pertenecer a él. Recuerda, estamos en el mundo, pero no somos del mundo…