7 Consejos Para Vivir en Plenitud

7 Consejos Para Vivir en PlenitudSiempre andamos en la búsqueda de la felicidad, cuando lo cierto es que debemos aprender a ser felices cada momento. Esta vida es pasajera y aunque nuestra creencia nos diga que existe una vida mejor, debemos honrar a Dios y saber aprovechar el presente. Por eso, te daremos 7 consejos para que vivas en plenitud.

Vive para servir

Aquel que da siempre tendrá en abundancia. En la palabra de Dios se nos dice en Proverbios 11:25 “El alma generosa será prosperada, y el que sacie a otros, también él será saciado”. Pero no se trata de dar para esperar que el otro me dé, se trata de desprendernos de lo que tenemos y disfrutar de la alegría de la persona que recibe.

Jesús durante su paso por la tierra, vino a dar: A dar en abundancia. Porque solo Él nos llena de abundancia y prosperidad.

Ama a quienes te rodean

“Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo” es parte del principal mandamiento dejado por nuestro Señor, en el cual se nos insta a ser cariñosos, respetuosos y amables con quienes nos rodean. Sin duda alguna una tarea un poco difícil cuando nos topamos con personas que solo saben hacernos daño.

Sin embargo, el odiar y querer el mal para otras personas, daña nuestro corazón y termina convirtiéndonos en personas amargadas y sin razón de vivir. El que no tiene amor en su corazón para dar, vive una vida sin sentido, ya que, si no sabe amar, vive en constante conflicto consigo mismo y con los demás, porque el ser humano es un ser social y necesita servir, amar y ser amado.

Adáptate a los cambios

Mientras crecemos nuestro cuerpo cambia, nuestros gustos cambian y hasta nuestra manera de pensar. Así mismo, cambia el mundo que nos rodea, invitándonos a cambiar con él. Debemos estar abiertos a nuevos cambios y tendencias, aunque no nos gusten, deja de luchar en contra de la moda, los avances tecnológicos y las nuevas tendencias, con ello solo lograrás que hagan a un lado.

Los cambios llegarán uno tras otro, a veces hay que dejarse llevar y disfrutar de las bondades que estos ofrecen a nuestras vidas.

Confía en Dios

El que cree en Dios tiene esperanza, lo cual lo motiva a seguir intentando hasta lograr sus sueños. La Fe de lograr metas y tener una vida plena brinda el empuje y la voluntad necesaria para mantenerse de pie, porque el que cree sabe que Dios le acompaña en todo momento. Para un creyente no hay soledad, siempre cuenta con la palabra y la compañía divina de nuestro Padre celestial llamado Dios.

No se trata de confiar en Dios y quedarse sentado a esperar, consiste más bien en, llevar a cabo acciones que Él mismo nos manda para lograr una meta, sabiendo que Dios no nos deja solos: guía nuestros pasos constantemente.

Cree en ti

A veces, a las personas les cuesta creer que Dios las ama. Puede que otras personas les hayan hecho daño en el pasado, o que sientan que no merecen el amor de Dios. Pero Dios ama a todo el mundo, sin importar lo que haya hecho o cómo se sienta.

Él quiere ayudar a todos a encontrar la alegría y la paz en sus vidas. Por lo que siempre está dispuesto a la reconciliación. Esto es muy importante, debes recordar que Dios cree en ti. Cree que eres especial y valioso.

Jesús quiere que sepas que puedes confiar en él. Nunca te decepcionará. Siempre puedes acudir a Él en busca de consuelo y orientación cuando lo necesites. Quiere que sepas que te ama y que está dispuesto a ayudarte en todo. Así que recuerda, ¡Dios cree en ti!

Asimismo, creer en ti mismo(a) es un factor importantísimo en la vida, porque si tú no crees en ti mismo, los que están a tu alrededor tampoco creerán en ti. La confianza en un factor fundamental, ya que te da la seguridad y el empuje necesario para llevar a cabo tus acciones sin temor al fracaso. Creer en uno mismo es esencial, ten presente que, si Dios cree en ti, no hay razón para dudar.

Por tanto, no le tengas temor al fracaso.

Aprende de tus errores para vivir en plenitud

Equivocarse no es del todo malo, de cada falla u error cometido se aprende a ser mejor. El secreto de ello está no en desistir y aceptar que te has equivocado. Es ver la falla cometida para no volver a repetirla. El ser capaz de ver aquello que no nos dejó alcanzar una meta trazada e intentarlo nuevamente, es admirable y eso lo hacen los grandes guerreros en sus batallas.

Examínate, y si no puedes ver en que fallaste, consúltalo con nuestro Creador. Pídele que te examine y te muestre en qué estás fallando.

 Poneos a prueba para ver si estáis en la fe; examinaos a vosotros mismos. ¿O no os reconocéis a vosotros mismos de que Jesucristo está en vosotros, a menos de que en verdad no paséis la prueba[a]? 2 Corintios 13:5

Recuerda también que, la vida no todo es ganar-ganar, también se puede ganar perdiendo y es precisamente esa la actitud de los grandes triunfadores.

Disfruta de tu familia

El hecho de que ‘disfrutar de la familia’ esté en el último lugar, no quiere decir que tú lo dejes para el final. Cuando hablamos de familia, nos referimos a quienes han estado contigo desde siempre. Me refiero a los que te aconsejan, te orientan y te abrazan cuando más lo necesitas.

No obstante, como creyentes también debemos abrazar a esos familiares distanciados que por una u otra razón no comparten nuestras creencias. Es precisamente a este grupo en particular que debes mostrar más amor de Cristo. Ellos necesitan ver y sentir que Dios es bueno.

Dar tiempo de calidad a quienes te han respaldado y a los que Dios ha puesto en tu camino para bendecirlos a través de ti es vital para poder vivir a plenitud.

Alcanzar un triunfo, lograr una meta no tendrá ningún valor si al voltear te encuentras solo, así que no permitas que tus miles ocupaciones te alejen de lo más importante.

Estos son los 7 consejos para vivir en plenitud que hemos analizado para ti, esperamos que puedas ponerlo en práctica y disfrutar de la vida en equilibrio con las personas que te rodean.