Bienaventurados Los Que Son Perseguidos

Bienaventurados los que son perseguidos

 

Lucas 6: 22 »Dichosos ustedes cuando la gente los odie, cuando los expulsen, cuando los insulten y cuando desprecien su nombre como cosa mala, por causa del Hijo del hombre.

En algún momento de nuestra vida como creyentes, seremos perseguidos. Muchas veces a causa de la fe, seremos expuestos a ciertas circunstancias que harán que las personas no acepten nuestras creencias, y esto los lleve a insultar o a despreciar nuestras vidas.

Pero antes de afligirnos, debemos entender y ser firmes en nuestras convicciones. Somos hombres y mujeres de Dios, somos personas sabias que caminamos por fe, entendiendo los tiempos.

Cuando la Biblia dice “dichosos”, o “bienaventurados”, es dar la seguridad de que deben estar “felices”, pues están en el camino correcto, lo cual, a pesar de las adversidades que puedan venir, ya esto es motivo de gran gozo.

Muchos fueron perseguidos

En los tiempos primitivos, la iglesia era perseguida hasta morir, por eso muchos de los apóstoles fueron los mártires de nuestra fe. Pero hoy en día, la persecución a nuestra fe llega de otras maneras.

Puede que te estés acercando a Dios, puede que estés buscando cambiar tu manera de pensar, de vivir, de hacer. A lo mejor estas acercándote al Señor para que cambie tu corazón, porque has tenido la necesidad, pero habrá personas que no lo entenderán, y usarán su dedo para acusar y juzgar.

Cuidémonos de las mentiras del enemigo

Estamos en la era donde cualquiera puede hacer uso de un falso testimonio sobre la vida de otro, cualquiera puede levantar un prejuicio, y dañar la moralidad de otra persona, a esto le podemos llamar persecución.

La persecución hoy en día también llega a través de las redes sociales y todas esas corrientes que buscan que nuestros hijos se aparten de la fe, creando ambientes cada vez más fríos, donde la necesidad de Cristo ha quedado en un segundo plano.

Seremos perseguidos, aun en este tiempo

Sin quererlo, o sin pensarlo, tendremos persecuciones a causa de nuestra fe. Es difícil comprender, pero cuando somos de Cristo, siempre habrá alguien observando nuestra manera de vivir, para que en el primer error, señalar, juzgar y maldecir nuestras vidas.

Seguir a Jesús implica muchas veces exponernos a circunstancias difíciles, incluso, una vida de fe no te abstiene de episodios de dolor, pues el mismo Cristo lo padeció en la cruz del calvario, pero cuando caminas de la mano del Padre, en medio de cada proceso él puede inundarte de mucha paz.

Permanece firme

Hoy en día debes levantarte en fe, debes seguir caminando por el camino correcto, no puedes dejarte mover por las circunstancias o el dolor. Debes aprender a lidiar con la crítica de otros, y esto no puede moverte.

Debes colocar tu vida en el fundamento firme que es Cristo Jesús, pero jamás puedes aceptarte doblegar a tus convicciones.

Conclusión

La vida de fe, así como pasó con Job, puede traer consigo muchos obstáculos. Puede acarrear muchos episodios dolorosos, incluso, puedes recibir la traición de quienes amas. Pero cuando estás cerca de Dios, cuando te aferras al Padre, este te llevará a tener paz en medio de la oscuridad. Así es, no tengas dudas. Jesús te ayudará a que tu carga sea más liviana, y te permitirá encontrar el “por qué”, en cada situación que vives.

Así que podemos decir con toda seguridad, “perseguidos”, pero ¡Felices!, porque estás en la dirección correcta, estás haciendo el bien, estás siguiendo a Jesús.