¡Vida en abundancia!

Vivir en abundancia

 

Juan 10: 10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Dice la Biblia en el Libro de Juan capítulo 10, que el ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir. Hablamos de ladrón, o el autor hace esa referencia al enemigo, que es satanás.

Este viene a hurtar, a robar la palabra que te ha sido entregada. Viene a matar la semilla del Padre que ha sido depositada en tu vida, porque el plan del enemigo siempre traen conflictos, tristeza y desesperación.

Jesús ha venido a darte vida eterna

Pero dice la Biblia, que el Señor Jesús ha venido para que tengamos vida y vida en abundancia, es decir, aprender a tener una vida plena.

Antes de conocer a Jesús y aceptar sus maravillas, seguramente vivíamos en el campo de la desolación, de la angustia y la calamidad. En la vida errante que el enemigo diseña para que nos alejemos de Dios.

Una vida que está a expensas del reino de las tinieblas, sumergida por errores, fracasos, problemas, pero en este pasaje, el Señor nos ofrece una vida superior a la que hemos ya vivido lejos de su presencia.

Vivir en abundancia

Pero no podemos pensar que una vida abundante es solo reflejada en el espacio de las cosas materiales, pues no es así. Hablamos de una vida entera viviendo bajo la presencia del eterno, bajo las promesas de la salvación.

Es una vida que continúa por la eternidad, la promesa de la vida eterna. Esta va encapsulando en una vida llena de salud, gozo, prosperidad y unión familiar. Así es el modelo y el concepto de la vida abundante de la que hablaba Jesús.

Como seguidores de Cristo, no podemos pensar que la vida abundante solo esta enfatizada en las bendiciones materiales, pues la abundancia también es espiritual. Es entender que no tenemos de qué preocuparnos, si tenemos a Cristo en nuestras vidas.

Asimismo, es concebir que la vida de una persona de fe es aprender en la gracia y el conocimiento del Señor Jesucristo, allí comprenderemos la plenitud que él desea manifestar para nuestras vidas.

Es decir, una vida abundante, como Jesús nos enseña, es una vida que busca la luz y la verdad. Es caminar sabiamente para encontrar el propósito del Dios eterno en nuestras vidas, mientras somos guiados por el espíritu santo.

¿Cómo tener vida en abundancia?

Creo que la clave de todo es seguir lo que dice la Biblia en Mateo 6:

33Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

El Señor nos promete vivir en plenitud y abundancia, a medida que como personas aprendemos a priorizar su búsqueda. No podemos pedirle a Dios que nos bendiga, cuando no somos capaces de buscarle por medio de la oración.

Cuando buscamos a Dios, priorizamos nuestra entrega, caminamos en rectitud y justicia, haciendo lo que al padre le agrada, debemos esperar confiadamente que las cosas que estamos esperando van a ser devueltas a nuestras vidas.

La Biblia no dice que “algunas cosas”, dice que “todas estas cosas os serán añadidas”, y parte de estas añadiduras es comprender lo que es vivir en una vida en abundancia.

El ladrón quiere robar tu tiempo, tu integridad, tu pasión y compasión, pero aferrarte a Jesús te permitirá blindarte y caminar conforme a su Palabra y su dirección.