Mientras hay vida, hay esperanzas

Mientras hay vida, hay esperanzas

Hay esperanzas. Muchas veces nos fijamos metas que creemos inalcanzables y en el proceso de lograrlas perdemos el ánimo justamente porque mentalmente ya hemos limitado nuestro objetivo. Por estar pensando siempre en el qué será o qué puede pasar reprimimos las emociones positivas y caemos en sentimientos negativos como la ansiedad y la incertidumbre.

Creer que el negocio que te has propuesto no se dará o que la enfermedad que padeces no se curará, son muestra de que has perdido la fe y has permitido que tus miedos dominen tu espíritu. Sin embargo, no temas busca calma en Dios y abre paso a la esperanza “Solo en Dios halla tranquilidad mi alma; solo en él he puesto toda mi esperanza” (Salmos 62.5).

Coloquialmente, decimos “La esperanza es lo último que se pierde” ¿por qué?, porque justamente mientras hay vida, hay esperanzas. No permitas que las circunstancias presentes se adueñen de ti, refúgiate en Dios y él te mostrará el camino que debes tomar para alcanzar bendición.

Dios es nuestra esperanza

La esperanza es una palabra que todos entendemos de alguna manera, pero muchos de nosotros no la entendemos del mismo modo. Cada uno de nosotros tiene su propia idea de lo que significa la esperanza para nosotros.

Por ejemplo, para algunos, la esperanza es simplemente creer que las cosas mejorarán algún día. Para otros, la esperanza es creer que algo bueno ocurrirá pronto. Para otros, la esperanza es una fuerza interior para seguir adelante a pesar de las dificultades y los desafíos.

Todas estas ideas son correctas en la medida en que lo son, pero ¿resumen lo que realmente es la esperanza según la Biblia? ¿Nos da la Biblia diferentes definiciones o significados de esta palabra?

¿Qué es la esperanza?

Desde el punto de vista bíblico, la palabra «esperanza» en la Biblia es una expectativa y confianza en las promesas y provisiones de Dios.

La esperanza para los creyentes es la seguridad de que Dios cumplirá sus promesas y sacará el bien del sufrimiento y las dificultades. La esperanza en el sentido bíblico no es lo mismo que los deseos o el pensamiento positivo de moda hoy en día.

Es decir, la esperanza para el creyente se basa en el carácter de Dios y sus promesas en su Palabra. Esta está relacionada con la fe y la confianza en que todo lo que nos ha prometido se ha cumplido y lo restante, se cumplirá. Queda claro que para los seguidores de Jesús nuestra esperanza no está basada en visualizaciones mentales. Es decir, no es lo mismo que el optimismo o las ilusiones.

Ser optimistas

Ser optimistas es bueno. El optimismo es la actitud de que todo saldrá bien pase lo que pase. Nuestra esperanza no es en absoluto una ilusión. Podemos desear algo, pero no esperamos realmente que suceda.

La esperanza bíblica no es eso. Es una expectativa y confianza en las promesas y provisiones de Dios. No es lo mismo que el pensamiento positivo. El pensamiento positivo no se basa en nada. Es solo un pensamiento positivo, mientras que la esperanza desde el punto de vista bíblico se basa en el carácter y las promesas de Dios, que es verdadero y nunca puede mentir.

Esperanza en el propósito de Dios para el futuro

La esperanza en el futuro está vinculada a la promesa de Dios de cumplir su propósito para el mundo y para nosotros. El propósito de Dios para nosotros, para nuestra vida, para las naciones y para el mundo entero es bueno. Se basa en el amor y la preocupación de Dios por nosotros.

El propósito de Dios para nosotros es que podamos experimentar su amor en nuestras vidas, en nuestras relaciones y con él. En los últimos tiempos, Dios traerá la justicia y la paz a todo el mundo. Asimismo, el propósito de Dios para el mundo es que pueda ser sanado y restaurado, a través de Cristo, a la forma en que Dios quería que fuera.

Esta es la base de la esperanza en el futuro. Podemos confiar en que esto sucederá porque el Dios cuyo carácter es el amor y que es el Creador del mundo lo ha prometido. Ha prometido restablecer su creación tal y como la concibió.

Tenemos esperanza en la protección y el cuidado de Dios

La esperanza en la protección y el cuidado de Dios está vinculada a nuestra necesidad de seguridad y garantía. Necesitamos saber que Dios está con nosotros en nuestra debilidad y vulnerabilidad.

Así es, necesitamos saber que él es nuestra protección en nuestra debilidad humana. Necesitamos saber que se preocupa por nosotros en nuestro quebranto, fracaso y pecado.

Otras cosas que necesitamos saber es que es bueno, justo y misericordioso. Siempre está dispuesto a perdonar a los que piden perdón y se apartan de su pecado. Podemos confiar en que Dios es quien realmente puede protegernos. Podemos confiar en su protección mientras somos débiles y vulnerables, mientras estamos en nuestro quebranto, mientras fallamos y mientras estamos en pecado.

Tú también puedes confiar en su amor y compasión, que Él siempre está dispuesto a perdonar. Podemos confiar en su justicia, que siempre está dispuesta a castigar y corregir el pecado. Su justicia y su misericordia se encuentran siempre juntas. Él no nos fallará.

Hay esperanzas en la provisión de Dios para el presente

La esperanza en la provisión de Dios para el presente está relacionada con nuestras necesidades diarias, nuestro sufrimiento, nuestro dolor, nuestras luchas y nuestras limitaciones.

Necesitamos la provisión de Dios para nuestras necesidades diarias. Nuestras necesidades son muchas, pero también son limitadas. No necesitamos demasiadas cosas en la vida. Solo necesitamos realmente unas pocas cosas, como comida, ropa, agua, sueño y amor.

El agua no es solo para beber, sino también para asear. También necesitamos salud, educación, vivienda, amistad y familia. Sin embargo, por sobre todas las cosas, necesitamos la Palabra de Dios, su Espíritu y su amor.

Sufrimos y tenemos dolor porque estamos en este mundo, el cual lo hemos convertido en un caos, somos humanos. Nuestro sufrimiento y dolor pueden ser grandes, pero son limitados. Nuestra necesidad de la provisión de Dios es limitada. No es para todo, sino solo para las cosas que Dios realmente ha prometido proveer.

Esperanza basada en el sacrificio expiatorio de Cristo

La esperanza basada en el sacrificio expiatorio de Cristo está vinculada al perdón de nuestro pecado y nuestra culpa y a la eliminación del castigo por nuestro pecado.

Dios es justo, pero también es misericordioso. Es justo en su exigencia de justicia, y misericordioso en su oferta de perdón y misericordia a los que lo piden. Dios ofrece el perdón y la misericordia a todos los que se arrepienten de verdad y se apartan de su pecado.

La justicia de Dios exige que el pecado sea castigado. Cristo pagó el precio de nuestro pecado y culpa y el castigo que la justicia de Dios exige. Esa es la base de nuestra esperanza de perdón y de la eliminación del castigo por nuestro pecado. El sacrificio expiatorio de Cristo es la única manera en que podemos ser perdonados y recibir la misericordia de Dios.

Resumen

La esperanza es una palabra que todos entendemos de alguna manera, pero muchos de nosotros no la entendemos de la misma forma. Cada uno de nosotros tiene su propia idea de lo que significa la esperanza para nosotros. Para algunos, la esperanza es simplemente creer que las cosas mejorarán algún día. Para otros, la esperanza es creer que algo bueno sucederá pronto. Pero para el creyente, la esperanza es una fuerza interior para seguir adelante a pesar de las dificultades y los desafíos, porque Él nos lo ha prometido.

Todas estas ideas son correctas hasta donde llegan, pero ¿resumen lo que es realmente la esperanza bíblica? ¿Nos da la Biblia diferentes definiciones o significados de esta palabra? La palabra «esperanza» en la Biblia es una expectativa y confianza en las promesas y provisiones de Dios. La esperanza en la Biblia habla de la seguridad de que Dios cumplirá sus promesas.

La esperanza de la que habla la Biblia no es lo mismo que los deseos o el pensamiento positivo. No es lo mismo. La esperanza bíblica se basa en el carácter de Dios y sus promesas en su Palabra.